martes, 29 de diciembre de 2015

Una greguería

Pedro Ramón Gómez de la Serna y Villacieros ha decidido finalmente, tras reflexionar sobre ello -eso ha manifestado- que sí, que desea continuar siendo congresista y ha envíado a un propio -un procurador- a recoger su Acta de Diputado. Como desde el PP opinan que debe dejarse trabajar al Comité de Derechos y Garantías del PP, que podría dictaminar una suspensión cautelar de militancia mientras se instruye el caso ya que, a priori, las actividades descubiertas por la Fiscalía Anticorrupción, aunque poco éticas, no son delictivas, yo me pregunto si esa Fiscalía es la encargada de salvaguardar códigos éticos o bien perseguir a los delincuentes únicamente. Habría que recordar, ya que pocas veces se llega al detalle, que cuando el señor Gómez de la Serna ejercía sus funciones de comisionista (a partir del 1%) sobre contratos de empresas españolas, simultáneamente ejercía también -entre otras- las siguientes funciones en el Congreso de los Diputados:

 - Adscrito de la Comisión de Industria, Energía y Turismo desde el 30/04/2015 al 27/10/2015
- Ponente de la Ponencia del Proyecto de Ley de transparencia, información pública y buen gobierno. (121/19) desde el 02/07/2013 al 25/07/2013 
-Ponente de la Ponencia del Proyecto de Ley del régimen de Altos Cargos de la Administración General del Estado (121/83) desde el 11/12/2014 al 08/01/2015 
- Ponente de la Ponencia del Proyecto de Ley de Seguridad Nacional (121/158) desde el 20/07/2015 al 20/07/2015 

Y no hace falta ser muy agudo para suponer en qué sentido orientaba el señor Gómez de Serna sus ponencias en éstas comisiones de forma que las leyes resultaran finalmente acordes a sus intereses de lobbista. Quiero decir, que si ese conflicto de intereses no es delito (!!), evidentemente, debería serlo.
Y mientras el señor Gómez de la Serna continúa impertérrito su disfrute del momio, desde el PP, el partido que según su presidente más ha luchado contra la corrupción en éste país, miran sin poder hacer nada más que declaraciones a los medios. ¿No habían previsto un caso como éste en la cúpula del PP, con el poder que han tenido para hacer y deshacer leyes durante cuatro años y la experiencia en corrupción que llevan en la mochila?...vamos, vamos...

Tratándose de un Gómez de la Serna, recordaré una greguería de Ramón (sin Pedro): el carterista es un caballero de la mano en el pecho...de otro.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Los reyes magos

Comentaba recientemente en otra entrada de éste blog como incluso a mi edad -la de la jubilación- asisto a diario al desmoronamiento de algún mito; ya podía haber sido antes, que me habría pillado con más fuerzas y me habría buscado ilusiones de repuesto. Los abogados del Estado y los catalanes han sido los últimos; pero quizá esté cometiendo una injusticia con éstos últimos, que puede que sean sólo los políticos catalanes actuales los que merezcan bajar de la peana a la que nunca debieron subir. Concretamente, el patético Artur Mas -también le cuadra esperpéntico- con ese perfil de Supermán maduro a punto de pasarse y al que comienzan a clareársele las ideas -por dentro y por fuera de la cabeza- y al que hoy le he visto inaugurar una cárcel de tal manera que me ha hecho temer por él -las cárceles las carga el diablo- al recordar que Francisco Granados también inauguró la cárcel en la que reside actualmente.
En fin, espero morir antes de descubrir que los Reyes Magos son los padres; aunque sospecho que esa debe ser la razón por la que hace tiempo que no me dejan nada, ni carbón.

Posible y probable

Son dos palabras que no se confunden tanto como los verbos deber y poder, pero que, sin embargo, interesa dejar clara su diferencia: todo el mundo entiende que es posible que nos toque la lotería -si jugamos, al menos- pero que no es probable que la diosa Fortuna nos visite trayéndonos  euros suficientes para lo que surja. 
¿Es posible que en una asamblea de 3.030 personas, 1.515 -exactamente la mitad- vote una cosa y las otras 1.515 otra?: sí. ¿Es probable?: yo diría que es muy improbable y si me pongo a ello podría cuantificarlo (*). Dicen que la suerte es contagiosa como los catarros; que no se extrañen los votantes de la asamblea de la CUP si en éstos días les pasan los billetes del sorteo de El Niño o los boletos de la Lotería Primitiva por la chepa, perdón, por la espalda.
En todo caso, que la CUP procure que los asistentes a la próxima asamblea sean impares: por evitar incómodos empates, digo. Aunque igual uno vota en blanco y estamos en las mismas (que está todo previsto).

__________________________________________

(*) que tampoco parece un arco de iglesia: si consideramos que la primera posibilidad es que no vote Si nadie y voten No 3.030; la segunda 1-2.029....1.515-1.515.....hasta Sí 3.030  y No 0, resultan que el empate es una posibilidad entre 3.030. Así de improbable. Si descartáramos los dos tercios extremos por improbables a priori, aún nos quedaría asegurada una posibilidad entre mil, que no está nada mal.

sábado, 26 de diciembre de 2015

El discurso del rey

No; no es suficiente enhebrar obviedades sin enredarse para que el discurso del actual Jefe del Estado dirigido a la Nación pudiera considerarse un proyecto de guión para la necesaria actuación política en España. Si España, españoles, entendimiento, convivencia, diálogo, compromiso, juntos, voluntad, pueblo, plural, Constitución, historia, hoy y futuro han sido las palabras y conceptos más repetidos en él, es ensordecedor el silencio producido al omitir referencias a la desigualdad, el paro y la corrupción, por citar sólo tres aspectos de los que constituyen la realidad actual del país y a los cuales no se refirió Felipe VI en su discurso; claro está que no son palabras y conceptos positivos, pero es necesario afrontar su realidad si no queremos que un discurso quede reducido a buenismo vacío de contenido: ¿que España es ésta en la que los españoles no pueden vivir ni trabajar y de la que han de emigrar?, ¿que entendimiento, convivencia y compromiso puede esperarse de unos ciudadanos en paro por la imposición de un capitalismo sin cortapisas?, ¿cual es el valor de una Constitución que no consigue garantizar ni la voluntad del pueblo, ni el trabajo hoy de más de la mitad de los jóvenes, impidiéndoles un futuro?. Parece que, con las mismas palabras, podría construirse otro discurso que, partiendo de la realidad, propusiera su transformación.
Es posible que éste rey no necesite de un logopeda como Jorge VI -o como su padre, Juan Carlos I- pero si sólo va a ejercer de cuentacuentos podría ahorrarse -y ahorrarnos- el trabajo. De un jefe de Estado es esperable algo más que bellas palabras desde el gran salón de un palacio que recuerda la historia de una dinastía -la que media entre el anterior Felipe y él mismo- no muy gloriosa de Carlos IV acá.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Colores

El exultante Pedro Sánchez del final de la campaña ha manifestado: si hay que ponerse algo rojo para empezar el año porque da suerte, pongamos algo rojo en La Moncloa, y eso es un Gobierno Socialista. También cree que el azul, el naranja y el morado son colores que se complementan.  En ésto último casi acierta: el morado y el naranja son casi complementarios, es decir, más bien opuestos en la escala cromática, como ocurre con el rojo y el azul. 
No obstante, de ese batiburrillo cromático, el líder del PSOE saca una consecuencia clara: el único que puede sacar al amigo de Bárcenas de La Moncloa es el PSOE. Que era lo que quería demostrar; ¡se lo iban a impedir los colores!

jueves, 17 de diciembre de 2015

Indecente (de nuevo)


Tras el puñetazo recibido en Pontevedra por Mariano Rajoy, y aunque él mismo ha declarado: no saco conclusiones políticas de esto y pido que nadie lo haga, ya se sabe que siempre hay quien pretende ser más papista que el Papa, como es el caso de la candidata por el PP y número uno en la lista por Segovia a las próximas elecciones generales, Beatriz Escudero, a la que los ciento cuarenta caracteres de Twitter le han sobrado para escribir: El me siento orgulloso de insultarle de Sanchez lleva al me siento orgulloso de pegarle. La irresponsabilidad del PSOE es indecente.
Sinceramente, lo que a mí me parece indecente es aprovechar cualquier coyuntura, posibilidad o circunstancia para arañar algún voto, y siempre basándose en el demérito ajeno -real o supuesto- y nunca en el propio mérito, que ese sí es más difícil suponerlo. Como también considero indecente que en la lista  por Segovia que la señora Escudero encabeza, permanezca como candidato número dos Pedro Gómez de la Serna y Villacieros, a la vista de los casos de corrupción -lobbismo, dicen ahora- en los que se supone, con abundantes visos de verosimilitud, que está inmerso. 

P.S.  Con posterioridad, un nuevo tuit de Beatriz Escudero: Lamento la confusión de mi declaración de ayer. No era mi intención insultar a nadie ni vincularlo con PSOE. DISCULPAS OTRA VEZ.
¿Confusión?, ¿de quién?, ¿existe otro PSOE?; ¿OTRA VEZ?, ¿cuando fué la anterior?...va a ser, de nuevo, responsabilidad de la diosa Fortuna, que ya no sabe donde atender, con tanto desafortunad@. Lo del número dos en la lista del PP por Segovia continúa tal cual, con el candidato escondiéndose de su propio partido y aferrándose al momio, prolongando la indecencia.

martes, 15 de diciembre de 2015

Indecente (pero vibrante)

Los diálogos de sordos pueden ser muy instructivos para un tercero, ya que no para quien usa ésa modalidad de diálogo; claro que si quien practica ese agotador ejercicio resulta que es el candidato a gobernar éste país, el asunto se torna, también, bastante intranquilizador para todos. Pero, además, el líder del PSOE le espetó al actual presidente del gobierno la larga lista de incumplimientos y de políticas profundamente antisociales que figuran en su debe, para rematar con una acusación directa y personal en relación con la corrupción que anega el PP: le llamó indecente, que puede parecer palabra antigua y en desuso visto lo escasamente valorado que se haya el concepto de decencia en la actualidad, pero que resume perfectamente el mayor reproche que -todavía- cabe hacer a un dirigente político. Y fué tan contundente el golpe que por unos momentos el señor Rajoy tuvo que abandonar el baile agarrado de boxeador sonado que mantenía para intentar responder al señor Sánchez reapellidándole Ruiz -ruín- mezquino y miserable. Que son palabras también de resonancia antigua y poderosas, pero que no pudieron con el peso de la palabra indecente en cuanto que resumen de una situación política -la del PP- que claramente debería ser inadmisible para la ciudadanía pero que, al parecer, continúa sin ser suficiente para que la mayoría de los votantes deje de elegir al PP como opción preferida en las próximas elecciones generales; lo cual es motivo más que justificado para profundos análisis sociológicos.
Ambos candidatos continuaron un rato más su baile agarrado de boxeadores exahustos y practicando todas las variantes del diálogo de sordos, cada uno más atento a sus propios gráficos y papeles que a escuchar al contrario
Finalizado el debate, Rajoy opinaba que el debate había sido vibrante, calificativo también un poco añejo y melodramático que acababa de utilizar el moderador y que se vé que le gustó y se lo apropió. En fin, todo añejo y antiguo, de otro siglo, inadecuado e ineficiente en las actuales circunstancias. Pero indecente es palabra intemporal y aún importante aunque, ya digo, la decencia no es que sea -junto con el respeto- lo más valorado actualmente. Y que te acusen de indecente no es asunto baladí (por intentar mantener el tono añejo). 
Y mirando la foto, ¿no dá la sensación que el moderador más que moderar parece estar ocupado en sujetar dos guiñoles grandones para que no se caigan?

viernes, 11 de diciembre de 2015

Marcelo

Así pues, el señor ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el mismo que en sus prisas por colgarse la medalla ha reventado alguna que otra operación policial, el mismo que impulsó una ley de protección de la seguridad ciudadana (ese es  el nombre oficial de la Ley orgánica 4/2015, la famosa ley mordaza), dice que por nuestro bien, el mismo que, día sí, día no, nos advierte de lo atento que está a la amenaza del terrorismo yihadista, el mismo que condecora vírgenes, el  mismo que recibe en su despacho ministerial al vicepresidente económico de un gobierno anterior, presunto corrupto, corruptor y defraudador fiscal, el mismo que pasea a su perra Lola en avión...nos descubre finalmente el secreto de su portentosa capacidad multitarea: tiene la ayuda diaria de un angel de la guarda llamado Marcelo, que más que un ángel al uso es un factótum o ayuda de cámara; tanto le sirve al ministro para aparcar -no sé si sólo en funciones de ojeador de huecos o si le aparca el vehículo realmente- como para cosas grandes, redactar leyes, discursos, o tareas así. Parece que, vistos los buenos resultados que le está dando Marcelo, ha decidido formar una brigadilla de ángeles custodios - todos con categoría de Subinspector y directamente a sus órdenes para asignarlos a policías destinados a labores peligrosas, lo cual, para empezar,  presenta una ventaja indudable: no hay costes sobrevenidos, como ocurre cuando se mejoran los medios materiales de la policía; con una oración diaria -la tradicional- al acostarse, por parte del protegido, resuelto.
Y en las manos -y en la cabeza- de ésta persona tenemos depositada la seguridad del país.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Debates y tradicionalismo

Bien que le hubiera gustado a Mariano Rajoy un debate tradicional, como los de siempre, como Dios manda, en el que se enfrentaran PP y PSOE -tanto monta- dilucidando a quien de los dos le tocaba ésta vez la vara de mando. 
Afortunadamente, aunque el presidente del PP va a lograr que ese debate exista -y parece que quiere asistir a él- ese ya no es el debate, porque con toda seguridad veremos que más que enfrentarse entre ellos, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy hablarán a los antiguos votantes de PSOE y PP para procurar convencerles de que no voten a Podemos y Ciudadanos, respectivamente. O sea, que el debate de siempre ya se ha transformado, también, en un debate a cuatro, porque el único grupo político que mantiene la tradición es IU, que, como siempre, está fuera de los debates, ocupada en mantener vivo a Pepito Grillo. En gran parte debido a su propia inhabilidad: es izquierda, pero poco unida; tradicionalmente también.

martes, 8 de diciembre de 2015

Somos

Procurando explicar lo inexplicable, la vicepresidenta del gobierno afirmó ayer, en el debate con tres de los candidatos a la presidencia del próximo gobierno, que la razón de su presencia -sin serlo- se debe a que su partido es un equipo; de hecho, creo que incluso llegó a utilizar la primera persona del plural, somos, a modo de reyes y papas (plural mayestático) intentando resumir en sí misma a todo el PP, incluído su candidato a la presidencia
Pero no coló: permanece, pues, inexplicado el porqué de la ausencia del debate del candidato y actual presidente del PP y del gobierno, porque tampoco es cierto -y es evidente que no lo es- que ambas responsabilidades (la de presidente y la de candidato) sean incompatibles, así como es evidente igualmente que en los equipos no todos los individuos juegan el mismo papel y que hay uno que es el de líder, que conlleva la portavocía y representatividad al más alto nivel; ese nivel que el señor Rajoy dejó en suspenso e indefinido, como si la ciudadanía no se mereciera que él se esforzara en demostrar que es el candidato, ni porqué.
Tendría su aquél que el PP fracasara electoralmente no debido a sus políticas profundamente antisociales o a la corrupción que lo anega, sino por incomparecencia. También ésto es tan evidente que no ser consciente de ello dá idea del grado de desconexión con la realidad que padece el actual presidente del gobierno. Y es que,  a veces, los amaños políticos -de los políticos, quiero decir- no son suficientes.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Timocracia

El presupuesto original de la democracia: un hombre, un voto, no se ha cumplido nunca, ni siquiera en la antigua Atenas donde se inventó; sólo los varones adultos que fuesen ciudadanos atenienses, y que hubiesen terminado su entrenamiento militar como efebos (a los 20 años) tenían ese derecho; ni esclavos -por supuesto-, ni mujeres, ni el resto de la población.
Evidentemente, el sistema electoral vigente en nuestro país tampoco cumple tal presupuesto, al parecer con el fin de garantizar -eso se alega para incumplirlo, ya de inicio- una mejor gobernabilidad, palabra y concepto que viene a significar, a efectos prácticos, que gobiernen los de siempre. Y para muestra de cómo para garantizar la gobernabilidad se deja sin contenido el presupuesto básico de la democracia, basten como ejemplo dos datos (para no extenderme) extraídos de las pasadas elecciones generales de 2011:
1º)Los votos necesarios para ser diputado por el PP en la provincia de Soria fueron 28.058; a un diputado del PP por Madrid le fueron necesarios 89.924 votos; un soriano bien podría decir: un hombre, tres votos (de Madrid).
2º)El PP obtuvo un total de 10.866.566 votos, lo que le supuso una representación parlamentaria de 186 diputados (58.422 votos por diputado); a Izquierda Unida, sus 1.686.040 votos le supusieron 11 diputados (153.276 votos por diputado, 2,6 veces más); también un votante del PP podría haber dicho: un hombre, dos votos y medio (de IU).
Hay que señalar que la falta de justicia, equidad o representatividad parlamentaria de los ejemplos mencionadas se solventaría sin más que considerar toda España una circunscripción única; lo cual parece totalmente razonable, ya que se eligen representantes para el Congreso de los Diputados de España: los votos de todos los españoles valdrían lo mismo. Claro que resulta ilusorio esperar que se reforme un sistema electoral por parte de los mismos partidos que se benefician de ese sistema tal y como está ahora configurado.
Resulta curioso que el antecedente directo de la democracia fuera el denominado sistema timocrático (Constitución ateniense de Solón, en el siglo VI a.C.) que es una forma de gobierno en la que sólo participan ciudadanos que poseen un determinado capital o propiedades y que sólo esperan honores como retribución a sus labores de gobierno. El término deriva de las palabras griegas τιμη, timé, (honor); y κρατια, krátia, (gobierno).
Timocracia tampoco sería una mala denominación para nuestro actual sistema electoral, pero por distinta etimología: nos recordaría cuanto tiene de timo (y cuanto nos timan, después de elegidos, los que nos gobiernan).

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Demasiao...

Es el vecino el que elige el alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde. Sí, tras varios intentos en los que el cerebro se me ha comenzado a anudar me han informado de que ésta es  otra de las frases con las que el señor Rajoy nos obsequia de cuando en cuando -recordemos que los españoles son muy españoles y mucho españoles- para que trajinemos adecuadamente nuestras meninges, cada uno según su capacidad. Que no voy a rematar con aquello de que a cada uno según su necesidad porque, realmente no creo que nadie las necesite en lugar de un buen sodoku.
Y sí, sería de risa, si no fuera porque quien con esa facilidad articula su complejidad mental es el actual presidente del gobierno y del PP...y candidato a continuar siéndolo, además.
Otro mito que se me desmorona: los registradores de la propiedad; yo que les suponía -a falta de otros méritos- con una memoria portentosa...¿no sería posible que el señor Rajoy memorizara su argumentario apilando unas cuantas frases bien construídas aunque vacías de signficado, como es habitual en cualquier político? Y ¿qué tal si dejara de abreviar borbónicamente los participios y palabras acabadas en ado (Estao, participao, buscao...).
Creo que va a ser mucho pedir... demasiado, sí.

El atril vacío

El  vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, considera que el debate del pasado lunes entre Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos),  lo ganó Mariano Rajoy (PP) sin presentarse en él. Igualmente ha asegurado que la opción seriedad del PP resultó triunfadora en el enfrentamiento entre Sánchez, Rivera e Iglesias. Que, teniendo en cuenta que todo ello lo consiguió Mariano Rajoy desde un atril que no ocupó, le añade al hecho un mérito casi paranormal.
Se nota perfectamente que estamos en plena campaña electoral, ese período de tiempo en el que los políticos hablan de continuo hasta enronquecer, generalmente para decir obviedades -en el mejor de los casos- o directamente cosas sin sentido  como ocurre con las mencionadas manifestaciones de Pablo Casado. Que además -tiene que ganarse el sueldo- procuró justificar el hecho de que el presidente del gobierno y candidato por el PP a las próximas elecciones generales tenga tiempo para ir a comentar partidos de fútbol pero no para debatir con los candidatos del resto de los partidos políticos, porque -en sus palabras- hay que diversificar formatos, audiencias y cadenas. Se deduce que -según Pablo Casado- a los españoles nos interesa más ver como el señor Rajoy juega al futbolín o cocina mejillones con Bertín Osborne que verlo debatir con otros candidatos sobre el futuro que le aguarda a éste país. Para rematar, el señor Casado nos regala la obviedad -no faltan, ya digo- es un error pensar que la nueva política es mejor que la buena política. Me parece justo compensarle con otra, para que la utilice cuando haya terminado con el argumentario del PP y no sepa qué decir: es un error pensar que la vieja política es mejor que la buena política; no creo que sea peor que la suya.
Que puede que enronquezcan, pero a nosotros procuran entontecernos, que es peor.




viernes, 27 de noviembre de 2015

Presuntos y convictos

Preguntado el presidente del gobierno y del PP sobre Marta Domínguez -a la que una imprevista aceleración de la prevista sanción del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha apartado de la candidatura en las listas del PP para las próximas elecciones- ha manifestado:  Marta Domínguez le ha dado muchísimas alegrías al deporte español. Es una mujer con mucho temperamento y mucha fuerza y no voy a entrar en el detalle de la sanción porque no me lo sé, pero yo creo en la presunción de inocencia siempre. Impresionante -y no es un adjetivo gratuito, quedo impresionado- el señor Rajoy, como es habitual en él; al parecer le es igual que fueran alegrías ficticias por estar basadas en la trampa: se alegró y lo agradece. Pero el resto de la frase es de traca; al ser Marta Domínguez mujer de mucha fuerza y temperamento no opina sobre la sanción no vaya a ser que le suelte un fuerte -y temperamental- sopapo. Y parece ignorar, también, que el TAS ha suspendido a Marta Dominguez por tres años y que ha anulado los resultados que consiguió entre Agosto de 2009 y Julio de 2013; no parece algo tan difícil de conocer para un asiduo lector de la prensa deportiva, pero el señor Rajoy no se sabe el detalle. Y además -parece decirnos- para él todo eso es relativo, ya que cree en la presunción de inocencia. Vamos a ver, la sentencia del TAS, aunque recurrible es firme y creer en la presunción de inocencia de alguien condenado por la Justicia es equivalente a no creer en la Justicia. 
En el PP no son infrecuentes los  presuntos inocentes que se han transformado en convictos, y ésta es la actual situación de Marta Domínguez de acuerdo a lo que significa: reo a quien legalmente se ha probado su delito, aunque no lo haya confesado.
Por ello, haría bien el señor Rajoy en vez de creer -como quien cree en los espíritus de ultratumaba- respetar la presunción de inocencia sólo en tanto el sistema jurídico por el que nos regimos lo considere de aplicación, como una garantía procesal más, pero no después. Y, desde luego, no siempre.


viernes, 20 de noviembre de 2015

Precarización laboral

Resulta ahora que desde el FMI nunca pidieron moderación salarial para España -al señor Rajoy no se lo debieron decir tan claro- porque puede ser perjudicial: me descubro ante la sabiduría de los expertos del FMI;  sólo ellos podrían haber llegado a adivinar que un salario precario -que es lo que en realidad supone la moderación salarial- no sólo es perjudicial para el que lo sufre, si no que, además, perjudica al ciclo económico en general y al mercado del consumo interno en particular: los pobres -trabajen o no- no pueden comprar, sólo pueden pedir.
Pero que la moderación salarial perjudica a la economía en general y a su sacrosanto principio de la competitividad es también más que evidente; ninguna empresa es más eficiente únicamente abaratando los salarios -nadie trabaja más y mejor en peores condiciones- como ya quedó demostrado con los estudios de Saphiro y Stiglitz sobre el salario de eficiencia : https://es.wikipedia.org/wiki/Salario_de_eficiencia .
Un ejemplo: la Lavandería Hospitalaria Central de Madrid. Tras su privatización y la lucha de años de sus trabajadores contra las condiciones de precarización impuestas por la empresa que la explota, ahora conocemos que en las batas del personal sanitario de los hospitales de Madrid que utilizan los servicios de la Lavandería -y en el resto de la ropa de uso hospitalario- se han detectado, tras su lavado, hasta 80 tipos de bacterias; aproximadamente un tercio de la ropa de utilización en esos hospitales -sábanas, toallas, etc.- debe ser devuelta a la Lavandería por no estar en las exigibles condiciones higiénico-sanitarias. Imagino que ésto último no hace sino redondear el negocio de la empresa propietaria de la lavandería, pero del supuesto beneficio público derivado de una también supuesta mejor gestión privada ni rastro, todo lo contrario. Y es que es muy difícil de creer que un servicio público pueda mejorar tras descontar los beneficios que una empresa privada ha de embolsarse, beneficios que proceden, directamente, tanto de la precarización del empleo como de un deterioro evidente de la calidad de esos servicios. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

¿Somos tontos?

De una parte, se ha sabido que en las oficinas de Volkswagen y Daimler en Bruselas se redactó el texto de la enmienda presentada por un eurodiputado alemán para que se suavizaran las normas de control de la contaminación automovilísitica en Europa. 
De otra, los directivos de Volkswagen ofrecen premios a los tabajadores de su empresa para que delaten los turbios manejos -de los que ellos se declaran totalmente ignorantes- de sus ingenieros, encaminandos a manipular o disfrazar la contaminación producida por sus motores.
¿Se creerán los dirigentes de esas empresas que somos tontos?

martes, 10 de noviembre de 2015

Desconexión

La palabra desconexión se viene utilizando para explicar el proceso de independencia catalán; según el diccionario de la RAE desconexión significa, sí, interrumpir la conexión, o dejar de tener relación, comunicación o enlace. Pero también -y antes, en la relación de acepciones- suprimir la comunicación eléctrica entre un aparato y la línea general (de suministro),  lo que algo más cotidianamente se conoce como desenchufar, que significa separar o desacoplar lo que está enchufado
Descartando separar, que suena algo dramático y traumático y desacoplar, que  suena a nave espacial, yo prefiriría la popular desenchufar como más descriptiva que desconectar, que me sigue sonando algo hospitalaria y médica; lo cierto es que Cataluña -la mitad aproximadamente de los catalanes, para ser más exactos- pretende desenchufarse de España, es decir, que no quieren recibir la energía eléctrica con cortes, irregularmente y cara -según su punto de vista- y han elegido generar su propia electricidad o volver al candil, todo antes que permanecer enchufados a España. Porque la palabra desenchufación no existe, que si no...
Con la cantidad de enchufes y enchufados -incluso enchufistas- que hay en éste país, donde el enchufismo es ubicuo desde la Corte de los Austrias o antes, se vé que es algo tan unidireccional que no ha sido necesario inventar una palabra para el proceso inverso
Las palabras pueden ser de todo: exactas, sonoras, ambiguas, sugerentes, malintencionadas, de doble sentido...de todo, pero casi nunca inocentes; ¡lo que son las palabras!

lunes, 9 de noviembre de 2015

La nueva Transición

Albert Rivera, el líder de Ciudadanos -partido que se declara fundamentalmente regeneracionista-  no vé bien ésto de andar a vueltas con los nombres de las calles, los bustos, las medallas...en fin, con la memoria histórica: él se declara  partidario de una nueva Transición que, a mi modo de ver, tal como él la entiende, de nueva sólo debe tener la fecha; lo que entonces no pudo hacerse -debido a las circunstancias- ya vá siendo hora de que se haga y finalmente entremos como país en la normalidad histórica que supone una condena sin matices de la dictadura totalitaria implantada durante cuarenta años en éste país, que no por durar más -también debido a las circunstancias- que las semejantes de Alemania e Italia fué menos injusta, sangrienta y dolorosa que éstas. Y sobre todo, también vá siendo hora de que se adopte de una vez por parte del Estado una política decidida de apoyo a los familiares descendientes de las víctimas de nuestra guerra incivil que aún permanencen enterrados en cunetas y fosas comunes, con seguridad que eso también nos haría entrar en la normalidad social y jurídica que son exigibles en un país como el nuestro. Y todo ello no es revisionismo ni guerracivilismo como pretenden hacernos creer algunos, simplemente la aceptación de nuestra realidad histórica y sus consecuencias.
Y éste es uno de los puntos a atender por cualquier fuerza política que pretenda una auténtica regeneración ya que transitar por una nueva Transición sin añadir las pertinentes rectificaciones históricas no resueltas en la primera, sería algo totalmente vacío de contenido y, desde luego, muy escaso de auténtica  regeneración. Y sin ningún cambio en ésto, respecto a la situación actual. Que, cada vez más me recuerda Albert Rivera al Tancredi -Alain Delon- de  El Gatopardo cuando le dice a su tío Fabrizio: se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi  (si queremos que todo quede como está, todo debe cambiar); aunque es cierto que el paralelismo entre Mariano Rajoy y el príncipe de Salina resulta algo más forzado: la verdad es que Rajoy se parece a Burt Lancaster como un huevo a una castaña.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Mitos

Parece que tiene todos los requisitos para ser una ley universal, me refiero al aumento del escepticismo con la edad: así como el pelo de la cabeza encanece -o desaparece- perdemos vista y dientes, o las articulaciones se empeñan en disminuir su elasticidad, así también mucho de aquello que creíamos de niños o adolescentes se vá demostrando -lenta, pero inexorablemente- falso. Los primeros damnificados en el proceso suelen ser los padres -referentes primero y luego sacos de boxeo en los que ensayamos nuestros primeros golpes de reafirmación personal- y luego van cayendo las palabras con mayúsculas: Justicia, Libertad, Solidaridad, etc. (seamos indulgentes con otros conceptos universales que también usan mayúsculas, pero sin cuya creencia se haría aún más insoportable vivir).
Pero he descubierto recientemente que éste proceso de desmitificación dura toda la vida; a mi edad se me siguen cayendo lo mitos día sí, día no. Hace no mucho -relativamente- fué el mito del Cuerpo Superior de Abogados del Estado, señores y señoras a quienes yo consideraba -vaya usted a saber porqué- sapientísimos(as), discretísimos(as), listísimos(as) y otros superlativos, el que se me vino abajo gracias a las explicaciones de la Secretaria General del Partido Popular, Dolores de Cospedal, respecto al finiquito en diferido de Luis Bárcenas. Tras aquello no creo que nunca más vuelva yo a sentir aquél temor reverencial por los Abogados del Estado.
Más recientemente se me está desmontando por momentos el mito de los catalanes industriosos, serios, trabajadores y, sobre todo, con seny (traducible, para los castellanohablantes, como sensatez, cordura o sentido común) y que, según he podido leer es la ponderación mental que predispone a una justa percepción, apreciación, comprensión y actuación. Donde está el seny -dejemos para otro momento lo de la seriedad- de los catalanes que han propiciado con su voto una situación política en la que se han pospuesto los servicios públicos, el trabajo, el bienestar inmediato de la ciudadanía y sus derechos, penosamente adquiridos durante décadas, a cambio de ...a cambio de...ya me gustaría a mí saber a cambio de qué; ¿del paraíso, quizá?. Desde luego, yo por menos no lo cambiaba.
En fin, también es cierto que sin mitos se vive más en la realidad. Aunque a veces, precisamente, eso es lo penoso... ¡lo acabo de ver en éste momento! eso es lo que les debe ocurrir a los catalanes -a una buena parte, al menos- que no quieren vivir en la realidad. Si les funciona ya nos enteraremos, y nos independizamos todos. Pero no lo creo. Ni lo uno ni lo otro; escepticismo, ya digo.


martes, 27 de octubre de 2015

El 3%

Escribo 3% en el buscador universal de Internet (cualquiera puede repetir tan sencillo experimento); ¿que obtengo?. Pues toda una página de entradas relacionadas con la corrupción omnipresente en España y reunidas por ese mágico porcentaje: caso del 3% en Cataluña, las empresas dividían el pago del 3% entre las dos fundaciones de CDC, la caja fuerte del 3% tendrá que esperar, un empresario del 3% confiesa que negociaba las comisiones con el actual conseller de Justicia, la trama del 3% actuaba como grupo criminal, corrupción: la España del 3%, los investigadores buscan la X del 3%...
Ni democracia, ni justicia, ni Constitución, ni leyes, ni Estado...tenemos -a lo sumo- el 3% de todo eso. El 97% restante es de los del 3%. Las cuentas cuadran.

Rajoy levitando

Que el presidente del gobierno y del PP asegure de forma solemne que nadie como el PP ha combatido la corrupción en éste país mientras, por ejemplo, el juez Castro está reclamando información sobre la reforma de la sede del PP en Madrid o que, ya hace dos años, otro juez concluyera que se confirmaba la existencia en el seno del Partido Popular de una corriente de cobros y pagos continua en el tiempo, ajena al circuito económico financiero y al margen de la contabilidad remitida por el Partido Popular al Tribunal de Cuentas, creo que indica, claramente, que el señor Rajoy se ha despegado una distancia considerable del suelo que pisamos el resto de los españoles y levita a otro nivel (*), en el paraíso de la autocomplacencia, que supongo repleto de zascandiles que le repiten de continuo sólo aquello que le gusta oír: que él es el salvador de España; aunque, por lo que hemos podido comprobar, ello no signifique exactamente lo mismo -en el hipotético caso de que fuera verdad- que salvador de los españoles.   
Mi cabeza está bien situada y no pienso dejar que nadie la cambie de sitio, aseguró también el presidente del Gobierno; que no se preocupe, afortunadamente para él  no importamos los modos de la revolución francesa, ni su suerte depende de la Reina de Corazones (la de Alicia en el País de las Maravillas).
Finalizó su actuación pidiendo que le vuelvan a votar a él, sobre todo para ayudarle a salvar a España de los propios españoles. Más o menos como se lo propuso Franco. O como, hace menos tiempo,  le dijo su mentor, Fraga, a una señora: usted deje la política a los políticos y vaya a votar al PP.
_________________________________________________________________________________
(*)...para los escépticos: en la fotografía adjunta puede apreciarse perfectamente cómo debe sujetarse al atril para no acabar en el techo, mientras con la otra mano intenta explicar la causa.

domingo, 25 de octubre de 2015

El cambio de hora

Esta madrugada de nuevo ha vuelto a cambiar la hora oficial en España; como nos recuerdan, estamos adscritos a una práctica que es casi universal, aunque desde siempre haya habido -me cuento entre ellos- quien cuestione  los beneficios que tal ajuste pueda reportar.
Pero en España esto no supone que nos adaptemos -más o menos- al horario solar por cuanto estamos -anómala y permanentemente- adscritos al horario oficial de la Europa Central (UTC+1) y no al que geográficamente nos corresponde: el que marca  el meridiano de Greenwich (que sirve de referencia central al huso horario UTC-0) y que pasa, en España, por el Este peninsular (provincias de Huesca, Zaragoza, Teruel, Castellón y Alicante, aunque no por las islas Canarias como nos quería convencer el ministro Soria). Quiere ello decir que, en España, la hora oficial SIEMPRE está adelantada respecto a la que correspondería a nuestro huso horario natural  (UTC-0, en el que están Reino Unido, Irlanda y Portugal, si hablamos de Europa),  concretamente UNA hora (en horario de invierno) o  DOS horas (en horario de verano) (https://es.wikipedia.org/wiki/Huso_horario). La hora oficial de Canarias -heredando parte de la anomalía peninsular- es UTC-0, cuando su hora natural sería UTC-1, por encontrarse bastante al oeste de la península y en ese último huso horario. 
En resumen, para que pudieran extrapolarse los supuestos beneficios del cambio horario en cuanto a correspondencia con la luz solar, en España la hora oficial debería ser UTC-0 en la península e islas Baleares y UTC-1 en las islas Canarias (siempre una hora menos que la oficial actualmente). Aunque, eso sí, seguiríamos cambiando de hora dos veces al año, como ahora; para no perder la costumbre.

viernes, 23 de octubre de 2015

En negro

El sociólogo Alejandro Portes, profesor en la universidad de Princeton y reconocido como experto en economía "B" -su publicación de 2005 en colaboración con William Haller se titula The Informal Economy; informal parece menos clandestina que sumergida- lo explica brevemente: la economía sumergida permite a un gran porcentaje de la población sobrevivir gracias a los ingresos obtenidos en esas precarias condiciones, y abarata el acceso a una serie de bienes y servicios al resto de la población pero, al mismo tiempo, supone una importante pérdida de ingresos para cualquier estado y es propia de países poco desarrollados, de tal forma que podríamos medir el grado de desarrollo de un país por la economía sumergida que permite; pero es que, además, impide a los gobiernos actuar sobre variables económicas, ya que gran parte de la economía de ese país, sobre ser desconocida, está fuera de los circuitos económicos convencionales.  Y esa es, desde hace tiempo, la realidad cotidiana vigente en éste país.
Por ello sorprende tanto que a raíz del reconocimiento por parte de Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) de haber pagado y/o cobrado en negro,  dirigentes de los partidos dinásticos  (PP y PSOE) se hayan rasgado las vestiduras respecto a que figuras políticas públicas admitan haber incurrido en esas actuaciones irregulares;  que nada les he oído comentar a los mismos que ya llevan la ropa hecha jirones -metafóricos, naturalmente- sobre la situación de necesidad de aquellos que se ven obligados a trabajar en negro con lo que eso supone de inseguridad y precariedad incluso más allá de lo que permite la legislación laboral vigente; supongo que no creerán que lo hacen por deporte.
Y no será ocioso recordar, una vez más, que la gran bolsa de fraude fiscal en España no está en la economía sumergida -con todo y ser importante- si no en la que practican con todo lujo de asesorías, ayudas y posibilidades -legales e ilegales- las grandes empresas y las grandes fortunas: el gran capital, no el ciudadano de a pie (que para muchos, mantenerse en pie -desde el punto de vista económico- ya es todo un logro).

viernes, 16 de octubre de 2015

La libertad del obispo Cañizares

I.

Aunque el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, considera que el  cardenal obispo Antonio Cañizares, como eminente representante de la Iglesia participa del principio de misericordia con los más débiles y en concreto con los refugiados, el propio Cañizares ha alertado sobre una invasión de inmigrantes y ha abundado en que no todos -según él, muy pocos- son perseguidos y que, además, no todos son trigo limpio; añadiendo no dejemos pasar todo (a todos, supongo) y que hay que ver quién está detrás de todo eso. Que parece que se han intercambiado los papeles:  el señor ministro del Interior proclamando la misericordia ecuménica de la Iglesia y el señor obispo ejerciendo de inquisidor policial, sospechando incluso, que los refugiados puedan constituir un nuevo caballo de Troya para Europa (con el vientre lleno de más refugiados, tipo patera, quizá). 
Sobre la corrupción, aprovechó monseñor para recordarnos -cualquier tema se lo sugiere-  que el aborto es la principal corrupción de todas (!!) y que se acepta con toda normalidad, reprochando a Rajoy por no cumplir con lo que había defendido en campaña sobre la protección de la vida humana al sancionar la ley impulsada por Zapatero. 
Finalizó el arzobispo su intervención en el Fórum Europa-Tribuna Mediterránea (no, no ha dicho todo lo anterior desde el púlpito de una iglesia) reafirmándose: Me podrán tachar de integrista o de lo que quieran; no me importa, ante todo, soy libre. No sé si piensa que a los demás también nos debería estar permitido ese lujo; más que nada para poder informarle de que es cierto que libertad gasta bastante, pero misericordia cristiana parece utilizar poquísima; será que se la cede humildemente a otros miembros de la Iglesia menos eminentes.


II.

A raiz de la contestación que han obtenido las comentadas declaraciones (I) sobre los inmigrantes del arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, éste ha tenido a bien emitir un comunicado para con toda sinceridad y de buen grado, pedir perdón a los refugiados, perseguidos y emigrantes venidos a España. No hubiera estado mal dejarlo ahí, pero tras sucesivos argumentos en los que monseñor intenta demostrar lo buenísima -excelente, casi- que siempre ha sido su disposición respecto a los inmigrantes, desfavorecidos y pobres en general, su identificación (en comunión plenísima con el Papa Francisco y en total comunión y sintonía con la Conferencia Episcopal) con la jerarquía de la Iglesia y su preocupación por la identidad y la historia de Europa y de España, viene a quejarse: me ha dolido algunas cosas que han dicho de mí, sin fundamento alguno, y hasta a considerarse víctima de un linchamiento mediático, algo de lo que, finalmente (aunque casi condicionalmente), nos perdona: olvido todo, y no tengo en cuenta para nada lo sucedido; simple y sencillamente insisto en pedir prudencia, espero reciprocidad y lealtad. Que ya que pide reprocidad, por mi parte yo le pediría, igualmente, prudencia a la hora de manifestar sus opiniones; en fin, que sea algo menos libre.
Parece que su dedicación a los pobres y su preocupación por España no le han permitido -esta vez- expresar su opinión respecto al aborto.

jueves, 15 de octubre de 2015

Lo público y lo privado

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, continúa distinguiendo -como si eso fuera posible.- entre Rodrigo Rato como responsable económico en los gobiernos del PP en 1996-2004 -no olvidemos que Montoro también participó en ellos, a las órdenes de Rato- y su actuación como ciudadano particular, sobre la que reflexiona/pregunta (al propio Rato): ¿pero no estábamos todos jugando a lo mismo? ¿No se trataba del país? ¿Y cómo alguien de tu renta puede usar una black para ahorrarse unos miles de euros?". Pues sí, se vé que la avaricia es insaciable, todo para el saco, mientras resista; incluso aunque no resista.
Pero tiene ejemplos más cercanos: el presidente del gobierno de España, a cuyas órdenes está ahora, paga con dinero público la asistencia personal que su padre necesita, debido a su avanzada edad. Que alguien que ha procurado por todos los medios desmantelar la Ley de Dependencia, -más de 78.000 familiares de dependientes han perdido la prestación económica que recibían, y más de 400.000 tienen reconocida una ayuda que nunca han percibido- que teniendo él mismo como presidente del gobierno un sueldo más que aseado (como el de la mayoría de sus hermanos, registradores y notarios) y descontando la pensión que, a buen seguro, percibe su padre, Mariano Rajoy Sobredo, como juez jubilado, considere aceptable que éste resida permanentemente en la residencia asignada por el Estado al presidente del gobierno, así como cargar los gastos de esa asistencia personal -la que requiere un enfermo de 95 años, no estrictamente sanitaria, o sea, la contemplada por la Ley de Dependencia- estimados en 5.000 euros mensuales, al erario público, indica claramente hasta que punto Mariano Rajoy Brey es un devoto de la Ley del Embudo, al que cabe aplicar, tal cual, las consideraciones de Cristóbal Montoro respecto a Rato. Y en éste caso sin las consideraciones previas en cuanto a la distinción entre responsabilidades públicas y privadas: el propio Rajoy no parece distinguirlas.


Follow by Email