viernes, 25 de mayo de 2012

Que venga Dios

I

Así pues el presidente del Consejo General del Poder Judicial no considera necesario ni conveniente explicarse ni mucho menos dimitir como consecuencia de la denuncia del vocal de ese mismo órgano, el fiscal Gómez Benítez, a causa de los viajes del señor Dívar a Puerto Banús, donde pernoctó y cenó a cargo al erario público en hoteles de lujo. Algunos vocales de ese mismo Consejo, incluso han exigido la dimisión del propio Gómez Benítez por  “la campaña de desprestigio y confusión” que ha ocasionado un deterioro de la imagen del CGPJ como institución. En línea con ese argumento supongo que hubiera sido mucho mejor no conocer los hechos para que el señor Dívar hubiera continuado con sus lúdicas actividades con cargo al dinero público, a la vez que el prestigio -lo que quede- del CGPJ se mantenía intacto: ojos que no ven, corazón que no siente. Entretanto, el señor Dívar podría haber continuado sobrevolando por encima del bien y del mal, inmune y ajeno a las polémicas que sus actuaciones desaten en estos tiempos de precariedad para la mayoría. Él mismo afirmó en su día que la única y verdadera Justicia es la de Cristo; pues eso, que venga Dios y lo vea.

II

Tiene razón el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, en calificar de "miseria" sus gastos de alojamiento y manutención con ocasión de sus viajes de fin de semana a Puerto Banús: qué son dieciocho mil y pico euros comparados con las indemnizaciones millonarias de presidentes de instituciones bancarias cuando se acogen a su retiro después de haber quebrado Cajas y Bancos; con dieciocho mil euros a repartir entre los cinco millones y medio de parados de este país no llegarían ni a un céntimo cada uno.
Pero el señor Dívar -precisamente él, y por razón de su cargo y profesión- debería saber que se trata de distinguir entre el fuero y el huevo. Que es lo que supongo que el fiscal Gómez Benítez habrá tenido presente al juzgar denunciable el comportamiento del presidente del CGPJ al cargar éste sus gastos de viaje al erario público: no es es cuanto si no el qué y cómo; no es el huevo, es el fuero.

sábado, 19 de mayo de 2012

La osadía de la ignorancia

Así pues, el señor presidente del gobierno, además de abreviar castizamente los participios -como está más que demostrao- también tiene una jerga propia para denominar productos de las nuevas tecnologías y, por ejemplo, para él Facebook es Féisbul, recordando el nombre de alguna bebida energética. Nada que reprochar a una persona que ignore -por voluntad propia, falta de conocimiento u otras circunstancias- las tecnologías actuales siempre que esta ignorancia se circunscriba a su mundo privado, pero no puede dejar de preocuparme tal desconocimiento en alguien que ostenta la máxima responsabilidad del gobierno de mi país y me hace pensar que, mas allá de la anécdota, y junto con otros datos de su perfil -su reconocida aversión a la lectura, a excepción de la prensa deportiva- no estamos en las mejores manos.
Lo que a mí me sorprende, realmente, es la perplejidad de un presidente de gobierno ante la falta de respuesta de los mercados a unas medidas que además de injustas y antisociales se están demostrando ineficaces de continuo. ¿Se había creído la propaganda de su propio partido respecto a que su llegada al poder rendiría a sus piés, sin más,  a los todopoderosos mercados?. Va a ser verdad: nadie tan osado como un ignorante.

domingo, 13 de mayo de 2012

El cirujano de hierro

El señor presidente del gobierno ha tenido a bien informar a los españoles de que tomará las decisiones que tenga que tomar -por el bien de España, naturalmente- aun cuando hubiera prometido todo lo contrario. Dejando a un lado el hecho de que las decisiones que él pueda tomar no son únicas -decidir significa elegir entre varias alternativas- si no que responden a una postura política y a una priorización de intereses, es que, si admitimos de antemano un margen de maniobra discrecional tan amplio cabe preguntarse entonces ¿para qué programas políticos?, ¿para qué partidos?, ¿para qué democracia?, ¿para qué elecciones?. Bastaría en ese caso que un "cirujano de hierro" -tal y como proponía Joaquín Costa a finales del siglo XIX- ocupara el poder y operara al enfermo como creyera oportuno. El señor Rajoy se ha instalado en esa actitud, creyendo que le autoriza a ello la mayoría conseguida en las pasadas elecciones para, a partir de las mismas, comenzar a amputar por donde dice que conviene a España. Joaquín Costa ponía como condición, al menos, que el cirujano fuera un "hombre sabio" y sin duda también hubiera temblado al ver al señor Rajoy con un bisturí en la mano.

jueves, 10 de mayo de 2012

Sonrisas

Parece ser que para conformar una sonrisa entran en juego nada menos que 17 músculos de la cara. También parece que además de placer, un sonrisa  puede indicar una reacción instintiva e involuntaria ante otras emociones o estados anímicos tal como la ansiedad, la ira o la ironía y que una sonrisa hace que el el cerebro produzca endorfinas que reducen el dolor físico y emocional, proporcionando un analgésico natural al ser humano.
Hasta ahora yo atribuía la sonrisa de los políticos cuando anunciaban drásticos recortes de servicios públicos o la subida de la prima de riesgo española a imbecilidad profunda, pero ahora ya lo voy entendiendo: están estresados y quieren estimular su producción de endorfinas porque sufren mucho. Sería conveniente hacer extensivo este anestésico a la ciudadanía -es barato y reduciríamos la factura farmacéutica-  promoviendo una campaña para que los afectados por los mencionados recortes, los parados, los pensionistas, etc. practiquen la sonrisa un par de horas al día. Además, que recuerde el señor presidente del gobierno que prometió devolver la felicidad a los españoles. Aunque no sé si esto entrará en la categoría de las promesas a cumplir o en la otra.

viernes, 4 de mayo de 2012

Otros dos de Mayo

Esperanza, al menos, en las prioridades y sensatas propuestas de Hollande. No es muy usual en los tiempos que corren que , además de las grandes palabras, un político muestre el camino a su traducción  práctica: 12.000 nuevos educadores necesita la República francesa, y el candidato socialista lo fija como prioridad. ¿De donde sacará usted con que pagarlos? inquiere mordaz Sarkozy, pues de los que más tienen, le responde Hollande, que ya comenzó su debate con él asegurando que su prioridad absoluta es promover y aplicar la Justicia. Claro que incluso en estos duros tiempos de crisis perpetua hay alternativas, y es necesario -como nunca- demostrarlo. Otro dos de mayo, más de doscientos años después, desde Francia nos llega la fuerza de la razón, no la razón de la fuerza.

Follow by Email