lunes, 27 de mayo de 2013

Matadragones

Cuentan que en la antigua China llegó un momento en que los dragones se extinguieron dada la proliferación de matadores de dragones a causa de las sustanciosas recompensas que pueblos y ciudades ofrecían para librarse de ellos. Ante aquella crítica situación, se reunieron todos los matadragones en un congreso y decidieron que la única salida de futuro para su profesión se hallaba en la creación de escuelas de matadragones: dedicarse a la enseñanza del oficio y de los muy especiales conocimientos sobre dragones y las formas de acabar con ellos.
Algo parecido ha debido pensar el presidente de la Conferencia Episcopal española, Rouco Varela, que ante la escasez de vocaciones sacerdotales en nuestro país, y concretamente, en el arzobispado de Madrid, ha decidido que es conveniente que se formen sacerdotes en los complejos y muy especiales rituales necesarios para practicar exorcismos y conjurar al demonio. Que haya otros demonios menos míticos y más cercanos y peligrosos para todos como puedan ser el capitalismo salvaje, el paro, la pobreza, los deshaucios o el hambre no parece que sean de su competencia, ni creo que esté considerando como exorcizarlos.

viernes, 24 de mayo de 2013

Aznar: el retorno

Los dictadores y autócratas tienden a querer convencer al resto de los humanos de que sólo responden de sus actos ante el Altísimo, la divinidad o el más allá. Así sucedía con los reyes preconstitucionales e incluso con el mismísimo Franco que se autodenominó "Caudillo de España por la Gracia de Dios".
En la tan comentada entrevista a Jose María Aznar, éste, ante la pregunta directa sobre su posible vuelta a la política activa dijo, textualmente, "cumpliré con mi responsabilidad, mi conciencia, mi partido y mi país". Por ese orden: primero -el burro delante para que no se espante- dos veces yo, y luego dos mis, que me alarma que el último sea un mi que forzosamente comparto: el país. Sólo le faltó añadir que él sólo responde de sus actos ante Dios. 
Coincido con quien ha señalado como patológico el ego del señor Aznar: tiene que hacérselo mirar porque cualquier día le va a reventar y va a tener un disgusto.

http://elpais.com/elpais/2013/05/24/opinion/1369392081_496124.html

jueves, 23 de mayo de 2013

Una aberración

La Conferencia Episcopal española considera necesario hacer presente en la escuela el saber científico, orgánico y estructurado de la fe, en igualdad académica con el resto de los demás saberes. El uso de adjetivos es gratis, pero por mucho que "vistan" una frase, hay veces que chirrían hasta ensordecer, y éste es un caso.
La fe -cualquier fe- tiene muy poco que ver con la ciencia, ni con la metodología, precisión y objetividad que le son propias. Ni parece que la fe sea corpórea, química o relativa al ámbito de una organización, por lo que es difícil que sea orgánica. Tampoco la fe ayuda mucho a comprender la distribución y orden de las partes de que está compuesta -si es que la fe pudiera descomponerse en partes-, por lo que difícilmente podremos hablar de un saber estructurado. No he hecho más que recurrir al diccionario de la RAE para asegurarme del significado de cada uno de los improcedentes adjetivos utilizados. 
Es evidente, también, que tratar de imponer el conocimiento de la fe en igualdad académica con el resto de saberes humanos es una absoluta aberración. Y esta vez sí: una aberración científica, orgánica y estructurada.

martes, 21 de mayo de 2013

Sin margen

Con un peculiar sentido del humor que no me consta -que se dice ahora- que sea jienense, el señor ministro de Hacienda, nos informa que ahora le llaman socialdemócrata; ¡a lo que ha llegado la socialdemocracia!. Y todo a cuenta de que es el ministro de Hacienda de este país que, en democracia -y puede que desde antes- ha subido más los impuestos en menos tiempo, contradiciendo de largo el programa electoral con el que el PP ganó las elecciones hace año y medio, en el que aseguraban que los bajarían. El señor Montoro se justifica diciendo que, en realidad, él quiere bajar los impuestos, pero que no hay margen. A mí me ocurre lo mismo. Puesto a pensar en los epítetos aplicables al señor ministro me gustaría rebajar mentalmente su intensidad y extensión, pero el nivel de cabreo me produce los mismos efectos: me deja sin margen. Ya no llego ni a marginado; a poco que esto dure, seguro que no me quedarán  fuerzas ni para cabrearme cuando el señor Montoro haga otro chiste.

Titulares

Dos titulares de El País, hace una semana: "El PSOE y el PP confían en que la crisis del bipartidismo sea temporal", y hoy: " IU y UPyD explotan la regeneración democrática contra el bipartidismo". No es por ser malpensado, pero ¿no parece que El País se alinea con los "confiados" y se posiciona frente a los "explotadores"?. Desde luego, El País puede adoptar la línea editorial que crea oportuno, si el bipartidismo como fórmula política le parece lo correcto para este momento en éste país, que lo exprese si tapujos. Pero que deje de utilizar para ello el lenguaje pervertido o indirecto; para eso yo creo que le basta con transcribir los comunicados del PP a la prensa.

domingo, 19 de mayo de 2013

La bandera de la Tercera República

Puedo estar más o menos de acuerdo con algunos puntos de lo expuesto por Carlos Oliva en ésta sección de Cartas al Director (La bandera de la República), pero discrepo radicalmente  de su afirmación de que la tricolor, más que movilizar hacia la República del futuro, está suponiendo un freno para mucha gente que la identifica con cierta idea de vuelta atrás, hacia una época que todos nos empeñamos en olvidar.
No creo que todos -yo no, al menos- estemos empeñados en olvidar una época en la que se dió un deseo generalizado de modernización de éste país; analizar las causas por las que se frustró ese deseo y el sufrimiento que conllevó esa frustración es cuestión aparte y también digna de estudio. Y no tengo empeño en olvidar, entre otras cosas porque, como ya dijo  Marco Tulio Cicerón poco después de Aristóteles, "quien olvida su historia está condenado a repetirla"; que esto último parece ser algo en lo que sí nos hemos empeñado últimamente. Sobre colores -una vez eliminados por consenso toros y coronitas- seguro que podríamos ponernos de acuerdo: nos jugamos cosas más importantes.



miércoles, 15 de mayo de 2013

La crisis del bipartidismo

Leo el titular de El País "El PSOE y el PP confían en que la crisis del bipartidismo sea temporal". Yo creo que el bipartidismo ha sido -como ya lo fuera en la época de la Restauración, hace más de un siglo- uno de las causas principales de que en la historia reciente de éste país, se incubara a su cómodo calorcillo un habitual clientelismo político que ha derivado por extensión en numerosos casos de corrupción y en una putrefacción generalizada de instituciones básicas del Estado. ¿No será que lo que temen en el  PSOE y en el PP es que se acabe tocando "lo suyo", que un cargo político deje de ser más fijo, seguro y lucrativo -bastante más- que un puesto en la Administración del Estado?. Si ellos confían en que la crisis del bipartidismo sea temporal, yo espero y confío justo en lo contrario. Por el bien de la democracia y del país.

domingo, 12 de mayo de 2013

Tiempos modernos

Hay imágenes imperecederas: a mí se me quedaron grabados los fotogramas de Chaplin en "Tiempos modernos" cuando de forma puramente accidental, su personaje se convierte en la cabecera de una manifestación de trabajadores, portando una también accidental bandera roja.
 De igual modo, nuestro presidente del gobierno, aprovechando que pasaba por ahí -o que estaba ya ahí, no se sabe si plasmáticamente o en realidad corpórea- se ha colocado -intencionadamente, en ésta caso- al frente de la noticia de la bajada de la prima de riesgo en España, derivando de ello toda una serie de deducciones positivas para la economía de este país que, sinceramente, creo que sólo existen en su discurso. Lo cierto es que nada ha cambiado realmente -si no ha sido a peor- y continuar al albur de que cambien las cosas dependiendo del ciclo económico o las circunstancias globales es mucho menos de lo exigible al presidente del gobierno de la nación en tan difíciles circunstancias. Nada sobre el cambio necesario de modelo económico ni sobre un plan energético nacional; nada sobre estrategias de futuro: a esperar que -cumpliendo la inexorable ley del péndulo- las cosas cambien. De alguna manera.

Amistades peligrosas

Es asunto conocido lo muchísimo que mejoramos todos los españoles al morir: basta con que nos despidamos definitivamente para que casi todos comiencen a añorar nuestra presencia; los panegíricos son una de las pocas ocasiones en que los españoles solemos ser generosos, aparentemente, con nosotros mismos. Aunque a veces nos pasamos: ni tanto (muertos) ni tan calvo (en vida), que diría un castizo.
La señora alcaldesa de Madrid, Ana Botella, rememora en El País -supongo que el texto sea original y no alguno de sus cuentos infantiles reeditado- la figura de Mercedes de la Merced, recientemente fallecida, texto por el que hemos podido conocer que ésta era -entre otras cosas, todas ellas positivas- un espíritu libre, sincera y amiga de sus amigos (que digo yo que tampoco esto último parece algo a destacar: sólo los espíritus beatíficos -además de libres- son amigos de sus enemigos). Si no regalaba halagos y sabía escuchar, como también nos informa la señora Botella, supongo que no le importaría a Mercedes de la Merced que recodáramos de ella -sin ánimo de molestar y antes de que ascienda definitivamente a los cielos- precisamente, algunas de sus amistades como, por ejemplo, el que fué también como ella concejal del Ayuntamiento de Madrid por el PP: Angel Matanzo (que llegó a presentarse como candidato a la alcaldía de Madrid por el partido ultraderechista Unidad Nacional), su estrecha amistad con los hermanos Giménez-Reyna (los de Gescartera) o sus útiles amistades con Rodrigo Rato y Miguel Blesa que le sirvieron para ocupar un puesto en el Consejo de Administración de Caja Madrid, así como su estrecha amistad con José María Aznar, siendo consejera de la Fundación FAES. Amistades la mayoría de ellas peligrosas, lo cual podría ser un mérito suyo más y seguramente prueba de su autonomía de pensamiento, su sinceridad castellana, su claridad, su empatía, y su experiencia. De lo último, sobre todo.
 
 

viernes, 3 de mayo de 2013

Lo urgente y lo importante

Actualmente, la situación sociolaboral en España tiene todas las características para ser considerada una emergencia nacional, algo que debería ser para el gobierno de la nación de prioridad absoluta y urgente, algo que mereciera de su supuesta capacidad algo más que el mero asentimiento impotente ante una realidad que le supera claramente. 
Pero la urgencia en la búsqueda las soluciones a esta situación tampoco debería distraer al gobierno de lo importante: la creación siempre pospuesta de un modelo económico viable y sostenible, a la vez que -o incluyendo- la de un modelo energético igualmente viable y sostenible para este país. Mucho me temo que si su inanidad para proponer soluciones a lo urgente es notoria, lo segundo ni siquiera se lo han planteado; ni lo uno ni lo otro: incapacidad absoluta. Deben estar ocupados a tiempo completo en justificar su presencia.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Esos desconocidos

Así pues, el señor ministro de Economía y Competitividad , el señor de Guindos, ha declarado no saber como son los billetes de 500 euros. Sorprendente, siendo el nuestro el país que acumula casi la cuarta parte de todos los billetes de ese importe que ha emitido la eurozona. Para nuestra tranquilidad nos informa a renglón seguido que los Ministros de Economía son gente bastante rara (!?), o sea, que no echemos cuenta de su ignorancia en parcela tan anecdótica. En todo caso creo que le convendría saber como son esos billetes para que si alguien se le aproximara con un maletín lleno de ellos -y con aviesas intenciones- el señor ministro supiera defenderse. Ya en el terreno de lo serio, el señor de Guindos nos hace partícipes de su convencimiento de que lo realmente importante es la lucha contra el fraude fiscal, con lo que estoy absolutamente de acuerdo; ya sólo tiene que informar de ello a su colega del Ministerio de Hacienda, el señor Montoro, para que dote de medios adecuados a la Agencia Estatatal de Administración Tributaria que depende de su ministerio: es sabido que cualquier inversión en ese aspecto multiplicaría varias veces su valor en recaudación para el Estado.
Por cierto, no estaría de más que el señor de Guindos conociera -aunque un ministro no esté para descender a tan prosaicos detalles- que el seguimiento de los billetes de 500 euros es un método utilizado hace tiempo por la policía europea para el descubrimiento del blanqueo de dinero y la persecución del fraude fiscal. Y aunque sólo sea por curiosidad utilitaria, le informo de que son los más grandes de la zona euro y de color púrpura, como la vestimenta de los cardenales.

Follow by Email