martes, 31 de enero de 2017

Zen



Ignoro que parte de verdad pueda contener la frase menos es más, de van der Rohe, esencia del minimalismo o de la filosofía Zen; lo que sí es cierto es que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social practica lo contrario: más es menos; que digo yo que será debido al maximalismo inherente a ésta supuesta recuperación económica, al menos en cuanto a pensiones se refiere. Un ejemplo concreto:
Importe mensual en 2016............................. 395,20
Revalorización 2017.......................................    1,00
Importe mensual en 2017............................. 396,20
Retención IRPF Tipo 7,04%.........................   27,89
Importe Líquido mensual en 2017................ 368,31  

No está nada mal, pensarán algunos, todo un euro (han debido redondear generosamente los 0,988 euros, que es realmente el 0,25%) en una pensión de casi 400 euros brutos. Pero aparte el hecho de que una pensión de esa cuantía tribute por IRPF, es que la gloriosa subida de 1 euro ha debido tener como efecto subir el tipo de tributación por IRPF, con lo cual de un importe líquido de 370,70 euros mensuales en 2016, (el ejemplo corresponde a un caso real) pasará a percibir, tras la subida, 368,31 euros mensuales en 2017; 2,39 euros menos.
Ni siquiera en casos como el mencionado la señora ministra de Empleo y Seguridad Social se ha ahorrado la carta adjunta a la notificación de la pensión, en la cual puede leerse, entre otras cosas, Quiero trasladarte el comprosmiso firme con un modelo de pensiones público y de reparto, que ha de seguir ofreciendo garantías económicas y mejorando sus niveles de atención y cercanía a las necesidades de los ciudadanos. Si en eso han de traducirse futuras mejoras, casi mejor una alternativa algo más concreta: más garantías económicas, y más reparto, aunque sea a cambio de menos atención y menos cercanía.
Con una inflacción prevista para 2017-2018 de entre el 1,5% y el 3%, los jubilados de éste país no ya es que no vean incrementada -a veces- su pensión en un impresionante 0,25%, es que la verán seguir menguando en todos los casos, como hasta ahora.

lunes, 30 de enero de 2017

De qué se habla cuanto se habla de recuperación

A mediados de 2017 es muy posible que España alcance el PIB de 2008; el titular ha sido La economía creció un 3,2% en 2016 y recupera un 80% de lo perdido con la crisis. Ahora, veamos con algo más de detalle el contenido de la noticia para poder entender globalmente qué, quién y cómo se ha recuperado; en primer lugar ¿a que se debe el crecimiento del PIB?:
1º) Al aumento de las exportanciones que han pasado de suponer el 25% del PIB al 33%.
2º)Al notable aumento del turismo debido a los riesgos en otros destinos competidores, al bajo precio del crudo y a un cambio euro/dólar en mínimos históricos.
3º)A la compra por parte del BCE de 93.000 millones de deuda pública española en 20016, casi la mitad de la emisión del Estado, lo cual explica los tipos extraordinariamente bajos a los que se financia el Estado, así como la consiguiente rebaja de todos los tipos de interés y las facilidades para endeudarse y/o hipotecarse.
Pero:
1º) Hay menos trabajo; hemos pasado de una tasa de desempleo del 7,93% en 2008 al 18,63% en 20016; aún con cambio de metodología, con la de 2008 la diferencia sería bastante más notable.
2º)Tan solo se ha recuperado la mitad de lo perdido en masa salarial respecto a 2008; el número total de trabajadores todavía se sitúa en 18,5 millones, a 2,25 millones de su máximo, según la EPA.
3º)Aún existe menos inversión -también extranjera- que en 2008. Sólo en el período 2010-2016 la inversión en I+D+i cayó un 12%; eso de ninguna manera puede favorecer un crecimiento económico estructural sostenido.
En resumen, el mencionado aumento del PIB se debe a causas coyunturales y que, por tanto, no es previsible que se mantengan en el tiempo, mientras que, al contrario, no se dan ni por asomo bases y tendencias que podrían estabilizar en el futuro la economía del país. Y a todo ello hay que sumar las graves desigualdades sociales y de renta que se han generado durantes éstos años de crisis supuestamente superada, desigualdades que se han convertido en sistémicas, con casi un tercio del la población en riesgo de pobreza, trabajando o no. Realmente pocos motivos para el optimismo cuando, en cumplimiento de las inescrutables leyes del mercado y sus ciclos, vengan mal dadas. Es un hecho que las palabras pueden cambiar de significado con el tiempo, pero ni tanto, ni tan rápido. Recuperación no es la palabra a emplear para las circunstancias económicas actuales del país.

viernes, 27 de enero de 2017

Ideales y modelos

El ideal platónico es un concepto filosófico formulado por Platón en la antigüedad; aún sin conocer ésto, creo que todos sabemos esencialmente a qué nos referimos con la palabra ideal: a algo que, en realidad, sólo existe en nuestra mente pero que nos inspira y que tratamos de imitar en la práctica; algo más concreto puede ser el modelo, entendido como arquetipo o punto de referencia.
En relación con la iniciativa popular que propone una renta mínima de 426 euros para las familias sin recursos o en el umbral de la pobreza y a la cual el PP se opone, el señor Bermúdez de Castro ha asegurado categórico: nuestro modelo no es el subsidio, es el empleo.
No está mal el modelo que propone el señor Bermudez de Castro, de hecho, predica con el ejemplo: él mismo se ha autoempleado en el PP los últimos treinta años, ostentando en él diversos cargos orgánicos -entre ellos el de Coordinador Nacional de Formación- seguramente bien retribuídos, además de ser diputado por ese partido siete legislaturas consecutivas en el Congreso de los Diputados, igualmente con la preceptiva -y no escasa- retribución. Bien, pero para el resto de españoles -la mayoría- que no disfrutan de momios tan suculentos y concretos como el suyo, ni llegan a hacer realidad un modelo cada vez más difícil de conseguir, como es el de tener un empleo (y no digamos ya si hablamos de empleo de calidad), ¿cual es el modelo que PP propone como alterntiva?: ¿la beneficencia caritativa?, ¿la pensión de los abuelos?, ¿la muerte?, ¿ninguno?; ¿ha olvidado quizá el señor Bermúdez -él, que entre sus cargos ostentó el de vocal de la Comisión Constitucional- que la vigente Constitución Española asegura que España es un Estado social y que ha de garantizar -entre otros- el derecho de todos los españoles a un trabajo digno?; ¿como es que tras siete legislaturas (de 1996 hasta hoy) trabajando de forma incansable en el Congreso de los Diputados no ha conseguido acercarnos ni siquiera un poco a esos bellos ideales de la Constitución?; será porque, como él mismo ha manifestado, no todo lo socialmente deseable es económicamente posible. Claro, pero depende de quién se trate: el importe anual estimado para implantar una Renta Mínima de Inserción para 5 millones de personas, las más desfavorecidas y que no cobran otra prestación, es de 17.690 millones de euros; el Estado -con dinero de todos-  prestó a la Banca más de 50.000 millones de euros y no ha recuperado ni 3.000, por tanto hemos regalado 47.000 millones de euros a los bancos, y no es el balance final; sinceramente, prefiero dar a quien lo necesita que prestar a un Banco.
Platón consideraba imperfectos a todos los Estados que conoció -incluídos los basados en la democracia- y escribió sus  reflexiones al respecto en La República, la propuesta de un Estado modelo en el que los ciudadanos confiaran y pudieran ser felices; veinticuatro siglos después seguimos estando lejos de ello; no hay más que revisar los modelos propuestos -o pospuestos- por el PP.

jueves, 26 de enero de 2017

Rajoy y la lluvia

Algo de especial debe tener la lluvia para Rajoy; puede ser debido a su galleguidad interrumpida -aunque nacido en Santiago de Compostela, si es cierto que se es de donde se hace el bachillerato como aseguraba Max Aub, Rajoy no es propiamente gallego, ya que llegó a Pontevedra con 15 años, procedente de León- o quizá sea que, en su día, quedó impresionado con que lloviera tanto en Galicia, a su regreso; el caso es que a Rajoy la lluvia tanto le vale para ejemplificar las complejidades del crecimiento económico, para evitar preguntas incómodas, para negar el cambio climático a base de mezclar lo que le dijo su primo catedrático de Física con el hecho de que en Galicia continúa lloviendo como siempre -no sé si la reciente sequía en Galicia le habrá hecho reflexionar sobre el tema- como para, hace dos días, explicar el precio de la electricidad. Y es curioso que en la entrevista en la que aseguró ésto último también nos descubriera que no todo en ésta vida depende del Gobierno... casi, casi, reconociendo que el gobierno no puede hacer llover a voluntad, como es fama que sí podían los guerreros sioux al danzar en honor del espíritu del búfalo (qué menos que la vicepresidenta para todo que ya demostró dotes para la danza, acompañada de algún que otro ministro como el de Energía o el de Hacienda, lo intentaran). Y menos mal que no todo en ésta vida depende del Gobierno, pensaríamos muchos, porque si lo que sí depende -que es bastante- pasa porque el señor Rajoy lo ponga en marcha, íbamos listos. Que al señor Rajoy le descubrió quien lo entrevistaba que el PP en su día solicitó la nulidad del caso Gürtel, él no tenía noticia del asunto y resultó sorprendido. Y es que el señor presidente del Gobierno no está para esos detalles sino para ver si, finalmente, logra averiguar el porqué de la lluvia, en cuyo momento su comprensión de la economía mundial superará en nivel de un estadista normal y todos agradeceremos su sabiduría; las mentes privilegiadas eligen retos a la medida de su genio: parece ser que Newton dedicó gran parte de su vida a estudios cabalísticos, alquímicos y al descubrimiento del mercurio filososfal que permitiría convertir cualquier cosa en oro. En fin, ciudadanos, silencio, que el señor Rajoy está con ello y le desconcentramos.

Muros

Consideramos un hecho histórico -algunos dicen que marca realmente el final del siglo XX- la caída del muro de Berlín en 1989; ese muro tenía un perímetro de 155 kilómetros y circundaba el Berlín Oeste dentro del territorio de la República Democrática Alemana.  Se celebró entonces el triunfo de la libertad, la implosión y virtual desaparición del régimen comunista en la Unión Soviética y en todos los países de la Europa del Este, la desaparición del Pacto de Varsovia; ¡cuanta ingenuidad! No sólo no desapareció su contraparte militar, la OTAN, sino que hemos podido comprobar todos -también los liberados-  que la libertad en una sociedad de libre mercado puro es únicamente la que permite el gran capital; el hecho cierto es que a partir de entonces hemos estado -más aún- a merced de ese totalitarismo invisible del que se vale el capitalismo para reglar nuestras vidas; es más, los muros -también los de hormigón armado y concertinas- no han parado de proliferar por el mundo a partir de la caída del de Berlín; no hay más que mirar el blindaje de Europa frente al desastre humanitario del cercano Oriente -alimentado en parte con armas que la misma Europa ha facilitado para alimentar la guerra en esa inestable región- en cuyo corazón existe, además, un ejemplo de muro físico -concreto, en varias de las acepciones de la palabra-: el que el Estado de Israel ha levantado para separarse del territorio de la Auutoridad Nacional Palestina en Cisjordania, aunque sin seguir estrictamente la frontera, sino serpenteando para incluir territorios alejados hasta 22 kilómetros de ella, con el fin de incoporar a su propio territorio, de facto, los ilegales asentamientos israelíes en suelo cisjordano; un muro de más de 700 kilómetros.
La frontera entre Estados Unidos y México tiene unos 3.000 kilómetros de longitud, de ellos ya hay más de 1.000 kilómetros de muros y vallas que separan a ambos países; el actual presidente de Estados Unidos ya ha firmado la orden ejecutiva para construir un muro en los 2.000 kilómetros restantes. Actualmente Estados unidos tiene en activo más de 20.000 agentes fronterizos, cinco veces más que hace sólo dos décadas.
Aunque la lógica que persigue éste tipo de muros es mantener a un lado privilegios y privilegiados y al otro a los desheredados cuyo único objetivo permitido a sus vidas es ser utilizados como mano de obra semiesclava para el mantenimiento de esos privilegios, el sentido común admite desde hace tiempo que no se pueden poner puertas al campo. Y menos aún a la desperación, al miedo y al hambre.

miércoles, 25 de enero de 2017

Mudo

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, sobre la reincoporación de Pedro Gómez de la Serna a una plaza de funcionario público (Nivel 28, dos puntos inferior a una plaza de Subdirector General) precisamente en su Ministerio, ha declarado que este señor pertenece al cuerpo de administradores civiles del Estado. El Ministerio se ha visto en la obligación de readmitirle porque es funcionario. ¡Que ordenancistas y cumplidores de la ley son éstos ministros del PP!, sobre todo en algunos casos.
Habría que recordar que la condición de funcionario no tiene las mismas virtudes, propiedades y privilegios que la condición de aforado y que, en concreto, según la Ley 7/2007, de 12 de Abril, del Estatuto del Empleado Público en su actualización publicada en el BOE el 29/07/2015 y en vigor a partir del 18/08/2015  (Artículo 90 del Estatuto, sobre la aplicación de la suspensión de funciones a un funcionario, en su punto 4) se prevé que podrá acordarse la suspensión de funciones con carácter provisional con ocasión de la tramitación de un procedimiento judicial o expediente disciplinario, en los términos establecidos en este Estatuto, en concordancia con lo también establecido en el Artículo 98 de la misma Ley sobre procedimiento disciplinario, dentro del cual, en su punto 3:  la suspensión provisional podrá acordarse también durante la tramitación de un procedimiento judicial
Lo digo por si el señor Gómez de la Serna -quien, por cierto, tiene como cometido actual, precisamente, elaborar informes jurídicos- o el señor ministro han olvidado  éstas previsiones del mencionado Estatuto.
El señor de la Serna preguntado al respecto ha manifestado: estoy fuera de la política; soy una persona no pública y no tengo ningún interés en salir en los medios de comunicación; si quieren, llamen al Ministerio de Interior. No es mala idea, a ver si alguien sabe algo porque él, aplicándose la advertencia que se oye en las películas (norteamericanas) todo lo que diga podrá ser utilizado en su contra, ha decidido permanecer tan mudo como sugiere el apodo del actual gestor de la gestora del PSOE.

martes, 17 de enero de 2017

¡Extra, extra!

En nuestro idioma, el prefijo extra significa tanto fuera de como sumamente, por ello cuando el señor Bárcenas ha declarado ante el tribunal que él, durante su etapa como tesorero del Partido Popular, llevaba una contabilidad extracontable -los conocidos como papeles de Bárcenas- nos quedamos sin saber si se refería a una contabilidad extra-oficial -o sea, una contabilidad B, expresión que parecía querer evitar- o bien a una contabilidad buenísma, extra-ordinaria, el depurado culmen de todas  las contabilidades. Que, teniendo en cuenta el tiempo que, al parecer, el señor Bárcenas lleva estudiando su caso y preparando su defensa, bien puede ser que haya elegido inventar esa nueva palabra sintetizando ambas acepciones: extracontable, -o sea, más allá de la contabilidad- como forma de descolocar a jueces y fiscales con ese nuevo concepto en el campo de la administración de los dineros y su aplicación a la tipificación de delitos monetarios; ¿si la contabilidad era extracontable; el juicio debería ser extrajudicial?, ¿no resultaría, más bien, que el único que podría juzgar una contabilidad tan excelente y extra-ordinaria sería únicamente Dios, o la Iglesia católica, al menos? Sobre todo teniendo en cuenta que se trataba de donaciones voluntarias de empresarios sin cárácter finalista, o sea, obras de caridad pura.
¡¡Extra, extra!!, gritaban antaño los voceadores de prensa -otro oficio a extinguir, si no ya extinguido- cuando con habilidad pasmosa, simultáneamente llevaban los periódicos bajo el brazo, los repartían y cobraban. No menos habilidad ha pretendido desplegar el señor Bárcenas en su extra-defensa. Mientras tanto, otros encausados del juicio Gürtel a lo suyo: Correa ojo avizor, como ave rapaz, Crespo doctoral tomando apuntes de todo y Alvaro Pérez el Bigotes contando chistes a secretarias y abogados. Deberíamos exportar -y cobrar- por el espectáculo; para el esperpento pocos como éste país.

viernes, 13 de enero de 2017

La Ley del Embudo (versión eclesiástica)

Yendo un paso más allá en la lógica por la cual la Iglesia católica nos cobra unos euros por visitar las catedrales y otros monumentos religiosos en España -con independencia de que hayamos marcado o no la X de la Iglesia católica en la declaración de la renta, (beneficiándola con un plus sobre el dinero que ya percibe del Estado, es decir, de todos) y de que seamos o no católicos- el cura de San Carlos del Valle (Ciudad Real) a negado (por tercera vez, como San Pedro a Jesucristo) la comunión a una mujer que había dejado de dar donativos a la Iglesia; al parecer la mujer decidió hace dos años, cuando falleció su hermano, destinar a dos ONG's el dinero que entregaba, periódicamente, a la parroquia. Los vecinos, que parece que ya habían denunciado al correspondiente Obispado la actitud de Miguel Palomar para con Ramona María del Pilar Álvarez, en solidaridad con ella, han amenazado con no ir a misa el domingo. Que, bien mirado, es lo que a nivel global deberían comenzar a hacer todos los católicos practicantes españoles si la Iglesia católica persiste en su intención de continuar gozando de privilegios y exenciones medievales en su obligada contibución al erario público, ignorando, para empezar, uno de los mandatos de Jesucristo: Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios (Mateo 22:21); que parece que, en una fusión eclesiástica de las Escrituras con la universal Ley del Embudo, ha quedado así: Pagad a la Iglesia, que ella ya decidirá lo que es de Dios y lo que es de César. Y César, callado. O asintiendo desde el Tribunal Constitucional.

martes, 10 de enero de 2017

Negociando

El presidente del gobierno y presidente del PP, Mariano Rajoy, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y los equipos de ambos partidos que protagonizaron las negociaciones que finalizaron en el pacto de investidura que dió, de nuevo, la posibilidad al señor Rajoy de formar gobierno,  se reunieron el pasado lunes por la noche; según fuentes del PP se trató de una cena distendida para cuidar las relaciones. Y el señor Rivera también aclaró después  que durante la cena  no se habló de los presupuestos ni de otros compromisos del pacto de investidura y que se celebró exclusivamente para reconocer la labor de los equipos que negociaron el acuerdo. Por si no aun así no había quedado claro, el vicesecretario de Organización del PP, el señor Martínez Maíllo, declaró igualmente a los medios que  no había un orden del día ni ninguna cuestión concreta que debatir y que simplemente era una reunión más de las muchas que mantiene el PP con Ciudadanos. Vamos, que creo que lo único que sí hicieron fué cenar, algo así como el comamos y bebamos, que mañana moriremos -que San Pablo reprochaba a los epicúreos en una de sus epístolas a los corintios- es decir, básicamente un reconocimento mutuo de lo bien que les ha salido lo de la investidura y de lo bien que ambos partidos negocian. Por el bien de España, naturalmente. A ver si algún día tiene el señor presidente del gobierno el detalle de sentar a algún español común a su mesa -recordando pretéritas caridades del tipo siente un pobre a su mesa- sobre todo teniendo en cuenta la parte alícuota que a cada uno de ellos les (nos) ha tocado en la contribución de los miles de millones con que se han salvado bancos y autopistas -por ejemplo- con fondos detraídos de los servicios públicos. Que esa sí que fué una negociación ejemplar. Y rápida.

jueves, 5 de enero de 2017

Sinsorgos (*)

Supongo que cuando el señor presidente del gobierno opina que eso ya está sustanciado judicialmente al referirse a las responsabilidades atribuíbles al Ministerio de Defensa que entonces dirigía Federico Trillo en el accidente del Yak-42, se está refiriendo a que ya hubo sentencia al respecto, que ese es el significado admitido de la palabra sustanciar en Derecho: tramitar un asunto por la vía procesal adecuada hasta dejarlo en condiciones de ser sentenciado. Pero es que ese es precisamente el problema: que las sentencias habidas no hacen justicia a las víctimas del accidente por no establecer claramente las auténticas responsabilidades del gobierno y de la Administración del Estado en el caso;  que la reciente sentencia del Consejo de Estado considere responsable del accidente al Ministerio de Defensa no puede ser considerado irrelevante y debería -entre otros motivos- reabrir la vía procesal del caso a la vista de los razonables indicios de que se cometieron numerosas irregularidades -por no decir claramente que algunas autoridades mintieron, a sabiendas- y de que, en definitiva, no se hizo justicia, la justicia que sin duda merecían los militares españoles que murieron en el accidente. Si somos estrictos con el idioma, éste caso no estará sustanciado hasta que no se cumpla con lo obligado por la vía procesal adecuada, pese a que de ello haga muchísimos años -razón de más para subsanar la tardanza-, como ha recordado el presidente del gobierno; no entiendo porqué ningún delito ha de prescribir y menos aún que ciertos crímenes tengan  fecha de caducidad, quedando como resultado una impunidad y un olvido que hieren permanentemente a los descendientes de las víctimas y a su memoria como es el caso de éstos militares fallecidos y también el de los miles de desaparecidos durante la guerra civil que no gozaron de una vía procesal adecuada (y la mayoría de ellos ni indadecuada); que tampoco, en éste último caso, los años, por sí solos, son capaces de cerrar las heridas.
Por cierto, tampoco la palabra accidente (suceso imprevisto que altera la marcha normal o prevista de las cosas, especialmente el que causa daños a una persona o cosa) parece que sea la adecuada para referirnos a la causa de la muerte de los militares en el Yak-42: imprevisto no fué, y menos para quienes debían haber velado, precisamente, por prever que no ocurriera.
Pese a todo ésto, parece que el señor Trillo, confiando en su memoria, pretende volver como letrado al Consejo de Estado; sin duda para afinar los informes de esa institución.
___________________________________________
 (*) Sinsorgo(a); palabra utilizada, sobre todo, en el País Vasco.

martes, 3 de enero de 2017

Lobbies

Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, afirma que lobbies con intereses bastardos han querido destruir a Ciudadanos, más concretamente, ha afirmado que si la Ejecutiva de Ciudadanos no hubiese expulsado sistemáticamente y sin dudarlo a grupos organizados de personas, procedentes de otras formaciones o de lobbies, que se afilian para ir contra los intereses del partido, éstos podrían haber destruido a la formación naranja. 
La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros, según afirma un aforismo anónimo sobre la política y que bien podríamos complementar con otra frase de  Miguel Delibes: para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad. Quiero decir que además de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres, los políticos -la casta política- aspira también a vivir -con desahogo, además de fácilmente- de ello.
Tiene su aquél que el señor Girauta, con su amplia experiencia en otros partidos políticos -de muy joven se afilió a la Joven Guardia Roja, más tarde fué militante del PSC, pero se presentó después por tres veces como candidato en las listas del PP- y al que seguramente ficharon en Ciudadanos por esa amplia experiencia externa, sea el más ardiente defensor de la identidad naranja; que sea cual sea, él parece conocer en profundidad: es sabido que en éste país los más ardientes antijudíos y defensores de la Fe fueron cristianos nuevos y conversos. Y resulta chistoso que achaque a lobbies con intereses bastardos la intención de acabar con Ciudadanos, cuando es vox pópuli que Ciudadanos es probablemente la invención de poderosos grupos económicos de presión -que en Ciudadanos lo nieguen siempre entra en la lógica de mantener engañados a parte de los pobres a los que se refiere el aforismo antes mencionado, aquellos que lo son en toda la extensión de la palabra- y áun más chistoso que pretenda establecer una frontera entre lobbies buenos (o legítimos, por su apoyo a Ciudadanos, supongo) y lobbies malos (o bastardos, por su intento de destruir a Ciudadanos); consultado el actual Registro de grupos de Interés no he encontrado que los lobbies se clasifiquen así, ni que se recojan esas categorías entre sus datos, ya que todos tienen padre conocido, el que figura en el Registro con nombres y apellidos como persona responsable. Y realmente no he encontrado, por ejemplo, que el Ibex35 se haya dado de alta en el Registro como tal entidad supraempresarial, ni sé si eso sería posible; ¿se  referirá el señor Girauta al mencionar lo de intereses bastardos a algún lobby de esos de los que no han salido de las sombras y que, por tanto, ni están registrados ni es fácil que lo estén algún día?

Follow by Email