martes, 19 de mayo de 2009

Brotes verdes


Se decía antes de alguien que, además de inteligente, era perspicaz y con dotes anticipatorias -ese tipo de persona que lo ve claro antes que la mayoría- que "veía crecer la hierba". Parece que, en tiempos de crisis eso no es suficiente y el que quiere pasar por profeta de la vuelta a la normalidad, de la recuperación económica, ve -sin ayuda de ningún psicotrópico- "brotes verdes" en la lejanía. Hay metáforas muy visuales. Pero el inconveniente de tener una vista tan aguda, es que como la mayoría no vemos los brotes, acabamos suponiendo que estamos ante falsos profetas. O será porque, curiosamente, es a los responsables políticos de la economía a los que les parece haber crecido un telescopio en los ojos, que tal parece que con su vista arrullen la lejana hierba, como dicen que la voz anima el crecimiento de las plantas.

lunes, 18 de mayo de 2009

Ejemplos


Desplegaba ayer en El País (Cambio de modelo: es el momento) el señor ministro de Industria todo el argumentario "políticamente correcto" en cuanto a cambio de modelo económico, apuesta por la innovación, por el I+D+i, por las energías renovables, etc.. Bajando a lo algo más concreto, defiende el señor Sebastián una industria de la automoción sostenible mediambientalmente, el cambio a modelos de vehículos híbridos y eléctricos. Y como justificación de los 800 millones de euros del Plan de Competitividad del Automóvil que promueve el gobierno del que forma parte, o para muestra de la línea estratégica del gobierno en este sector, un botón: la asignación de la construcción del futuro Audi Q3 a la fábrica de Martorell. No sé cuantos puestos de trabajo del sector del automóvil se habrán salvado con tal designación, pero lo que sí está claro es que como ejemplo al hilo del discurso futurista y bienintencionado o como paradigma del cambio de modelo necesario no resulta ser el ejemplo más adecuado. El Audi Q3 será un modelo elitista (cuyo precio de venta rebasará seguramente los 30.000 €) perteneciente al grupo de los todoterreno de diseño y destinado a competir con otros modelos igualmente elitistas tal como el BMW-X1. Por mucho que se utilice en él tecnología de última generación en cuanto a emisión de gases perjudiciales, con motorizaciones previstas de 2 y 3,6 litros de cilindrada y 211 y 270 CV. de potencia en gasolina o de 3 litros de cilindrada y 240 CV. de potencia en diesel, está muy lejos de la repercusión medioambiental de los vehículos híbridos enchufables o eléctricos puros que el señor Sebastián propone como solución de futuro. Hay veces que conviene quedarse en las Grandes Palabras y no bajar a lo concreto. O elegir mejor los ejemplos.

domingo, 17 de mayo de 2009

La burbuja inmobiliaria


O sea, que el señor presidente del gobierno se ha enterado ahora de los "efectos perniciosos" de la burbuja inmobiliaria y de que, en definitiva, ha estallado. A la fuerza ahorcan. Me pregunto si los datos relativos a la evolución de la renta destinada a vivienda por los ciudadanos, la tasa anual de crecimiento del precio de la vivienda o el hecho contrastable de que ni siquiera servía para proporcionar más viviendas a los españoles, es información que le llega ahora y no hace unos años, siendo como era de público conocimiento. Efectivamente, el PP y su Ley del Suelo insuflaron aire en la burbuja antes de la llegada del presidente del gobierno al ejecutivo en 2004, pero desde entonces, y pese a sus justificaciones actuales en cuanto a que se promovieron políticas alternativas respecto a la vivienda de alquiler y vivienda protegida, lo cierto es que la burbuja continuó creciendo en tanto permitía un crecimiento económico, aunque fuera ficticio y de peligrosas consecuencias. Vino la crisis y ella fué la que reventó, con sólo rozarlo, un globo ya muy hinchado. Ahora el señor Zapatero, propone otras políticas de crecimiento económico, más sostenibles y menos dependientes del ladrillo. Más vale tarde que nunca, pero de un presidente de gobierno yo esperaría más valor añadido en su labor de previsión y anticipación en políticas de tanta repercusión directa en los ciudadanos.

 http://www.elpais.com/articulo/opinion/Debate/propuestas/elpepiopi/20090516elpepiopi_7/Tes

miércoles, 13 de mayo de 2009

Analfabetos


En cada uno de nosotros, hurgando lo suficiente, es posible encontrar aristas, carencias, puntos negros. Lo que distingue a este respecto a los representantes de la derecha en este país es lo poco que hay que arañar en su superficie para llegar a su heredada prepotencia, a su genética falta de respeto por cualquiera que no sea "de los suyos", de su clase. Y cuan delicado es su barniz democrático, ese disfraz que han de llevar de continuo y que tanto se nota que les incomoda. Ayer, el señor Rajoy expresó en voz alta -y colérica- su convencimiento de que la mitad -la otra, claro- de la cámara de representantes políticos de los españoles no sabía leer. Para añadir, a media voz -pero audible en el revuelo formado- "¡que gente!", constatación de lo poco que -en el fondo- hemos cambiado en un siglo, cuando Unamuno decía: "que país, que paisaje, y que paisanaje", o Machado: "en España, de diez cabezas, hay una que piensa y nueve que embisten". Y eso que el señor Rajoy también se ha referido en ocasiones a los suyos (el PP) como una "tropa" que no hace más que amargarle su diaria y placentera lectura del Marca. Que él si sabe leer.

Continente y contenido


Parece que todas las fuerzas políticas coincidieron ayer -rara avis- en que la educación es un factor crítico y estratégico desde el punto de vista económico en relación con el aumento de competitividad derivado de una mejor formación de los trabajadores futuros. Inmersos en la crisis, queda para otro día abordar la educación como un bien y un derecho social. En todo caso, la medida propuesta por el gobierno como consecuencia de lo anterior: ordenadores para todos los alumnos a partir de 5º de primaria, pizarras digitales, conexión a internet de las aulas. No es desdeñable ese esfuerzo -aunque se me ocurren otros posibles, como el acceso gratuito o abaratamiento significativo de la banda ancha en este país- está bien que las nuevas tecnologías sean de uso común para evitar la brecha tecnológica o el analfabetismo funcional, es necesaria esta inversión en herramientas, en medios, en el continente, pero, ¿y el contenido?. ¿O cree el señor presidente del gobierno que las tecnologías de la información mejoran la información automáticamente?

lunes, 11 de mayo de 2009

La Ley del embudo


El señor presidente de la patronal CEOE, recién llegado a su cargo proponía privatizarlo absolutamente todo. A renglón seguido, viendo la que se avecinaba, también propuso un paréntesis en el sistema capitalista. Y no es que hubiera cambiado de principios, sólo quería repartir el desastre entre todos para una vez pasaran las vacas flacas, devolver el negocio a sus legítimos dueños. Ahora, el señor Diaz Ferrán, pide a los agentes sociales que asuman su responsabilidad "tal como lo han hecho los empresarios que durante muchos meses no han caído en la tentación de culpar o amenazar a nadie por la crisis". Sin embargo, traicionado por un alevoso micro, nos desvela su íntimo convencimiento de que el problema no es la crisis, si no los años de Zapatero. Tampoco esto es lo que parece: no responsabiliza de la situación económica al presidente, si no a sus años de gobierno. Pero como este hombre no parecer tener hartura, ya lanzado, continuó advirtiendo a los sindicatos de que "no es el momento de una huelga general" sino de "sumar esfuerzos y profundizar en un diálogo constructivo para buscar soluciones". Para el que no lo haya entendido: de continuar aplicando la Ley del Embudo, como siempre.

sábado, 9 de mayo de 2009

Hay otros mundos, pero están en éste


Podría pensarse, teniendo en cuenta la cantidad y diversidad de los medios de comunicación a los que tenemos acceso, así como la técnica que hace posible una transmisión prácticamente instantánea y global, que estamos generalmente bien informados de lo que ocurre en el mundo. Posible sería, pero hay dos causas fundamentales que lo impiden: la primera, nuestra visión limitada o sesgo etnocéntrico. Se nos proporcionan noticias de los otros mundos sólo si afectan a nuestros intereses como integrantes del primer mundo. Por ejemplo, se repiten las noticias sobre piratas somalís sólo porque asaltan nuestros barcos, pero parece que ignoramos que Somalia vive en un perpetuo desastre social -guerra, hambre, enfermedad- desde hace más de veinte años, y únicamente nos enteramos de ello cuando se informa del contexto en el que se produce el secuestro de uno de los nuestros. La segunda es una clara manipulación de la información que, sin ser paranoico ni dado a teorías conspiratorias, es evidentemente promovida y manejada por grupos de poder, y para la cual suele bastar con la aplicación de dos reglas sencillas: la reiteración de verdades a medias y la omisión de verdades incómoda. Así, en relación con el nuevo brote de gripe, raras veces se mencionan los datos de las series históricas de fallecimientos debidas a la gripe, lo que permitiría asignar a la actual la importancia que realmente pueda tener, contrastando información. Se calcula, por ejemplo, que anualmente 3.000 fallecimientos en España pueden atribuirse a la gripe, y en todo el mundo cerca de millón y medio de personas mueren por esa causa al año. Igualmente puede constatarse cuan raramente se cita, por ejemplo, que en la actualidad sí existe una pandemia que mata en Africa diariamente a entre 6.000 y 8.000 personas: el VIH. Claro que esto último ocurre en otro mundo.

domingo, 3 de mayo de 2009

Supervivientes


Mencionaba ayer Enric González las dos leyes básicas de la Economía: lo escaso es caro y nadie conoce el futuro. Yo añadiría una tercera: no hay duros a cuatro pesetas. Se puede sumar a esto, que nunca viene mal, saber distinguir entre el interés simple y el sistema de amortización francés o de cuotas constantes, que es el que se aplica en los préstamos hipotecarios. Para el resto de la ciencia económica, sobre todo si se trata de ejercer en Bolsa, creo que una buena escuela sería jugar al póker intensivamente, el mejor adiestramiento para conocer las intenciones ocultas de los demás y anticiparse a sus decisiones. Resulta así, sobre todo después de leer opiniones como la de Charles Morris en su libro El gran crac del crédito, en el que se afirma "Es imposible exagerar la total idiotez de la maquinaria financiera durante la última década. Un malvado genio no hubiera sido capaz de diseñar una estructura más propensa al desastre", que la mayoría de ciudadanos de este país podríamos pasar, comparativamente, por expertos económicos. Lástima que nuestra única responsablidad, a este respecto, sea intentar sobrevivir al desastre.

Follow by Email