martes, 24 de febrero de 2009

Sinapsis


"Son las 12:40 y Zapatero no ha cesado a Bermejo" decía Mariano Rajoy en Baralla (Lugo), el día 23.
En Castroforte del Baralla, imaginaria ciudad -capital del la quinta provincia de Galicia según Torrente Ballester, en la saga/fuga de J.B.- se criaban unas lampreas hermosísimas debido que solían alimentarse de las personas ahogadas -frecuentes- en las aguas de sus ríos.
La lamprea es uno de los seres vivos más antiguos que existe y tiene la particularidad de ser agnato, es decir, que carece de mandíbula. Su boca es circular y en forma de ventosa, con la que se adhiere a las presas de las que se alimenta. Posteriormente, y a la vez que absorbe su sangre, utiliza sus dientes córneos dispuestos en círculos concéntricos para raspar la carne de éstas.
En fin, asociaciones que se le ocurren a uno sin querer, seguramente por la hartura de escuchar lo de siempre en las campañas electorales. Las sinapsis tienen la culpa.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Imposibles


Lo imposible se vuelve, muy poco a poco, inevitable dejó escrito Juan Larrea. Como es un signo de estos tiempos su aceleración, bien podríamos eliminar lo de muy poco a poco y dejar el verso en el destilado lo imposible se vuelve inevitable para intentar explicar, por vía sintética, la crisis que padecemos.
Imposibles de hace apenas un año: nacionalización de la banca (y bancos deseando ser nacionalizados), previsible colapso de la sociedad capitalista (no sólo en sus aspectos económicos), economía de libre mercado como sinónimo de anarquía económica (y social)....
Una suposición inicial del marxismo es que el ser humano es esencialmente conservador. A nadie, ni a los más pobres -desfavorecidos, en lenguaje capitalista- les gusta la idea del cambio. Incluso ellos hasta ayer creían que la economía de mercado funcionaba y que podría beneficiarles. Pero el marxismo explica la historia en base a que cíclicamente se produce una crisis que incapacita a los dirigentes de turno para reaccionar de forma efectiva, acostumbrados como están a gestionar lo cotidiano desde el inmovilismo y en preservación de intereses establecidos, y a los cuales la crisis suele barrer como un tsunami, inmortalizando su expresión de pasmo. Podríamos decir que, superado su límite de elasticidad, se quiebran.
Sin pretender ser alarmista, un análisis frío de los acontecimientos actuales indica que nos aproximamos a una de esta crisis y, dadas la ya mencionada aceleración histórica y la globalidad en que nos movemos, para mañana y para todos.
Otro imposible de hace bien poco: el marxismo.

martes, 17 de febrero de 2009

Inmersión, inmersión


Según una encuesta de usos lingüísticos en Cataluña realizada en 2003, el 70,6% de los que inician una conversación en catalán cambian al castellano después de que su interlocutor les haya respondido en castellano. Carod-Rovira, vicepresidente del Gobierno de Cataluña no está de acuerdo con ésto, y cree que se debe corregir esta "discriminación" para que el catalán no se convierta en una lengua "sólo hablada por los que la saben hablar", y, a la larga, en "lengua muerta". Si no lo he entendido mal, para mantener vivo el catalán, ¿deben hablarlo los que no lo conocen?.
He visitado recientemente Barcelona -bella y acogedora ciudad- y debo decir que, en mi caso, el porcentaje de los que me han respondido en castellano cuando me he dirigido a ellos ha sido del 100%. Pero si no hubiera sido así, y mi interlocutor hubiera insistido en hablarme en catalán -idioma que no domino y que sólo entiendo parcialmente por su similitud al castellano- sometiéndome a una repentina e indeseada "inmersión social" que parece que es la política que propone el señor Carod-Rovira al respecto, sencillamente, me hubiera ido a intentar entenderme con otra persona. No por prepotencia lingüística, si no por puro sentido práctico.

lunes, 16 de febrero de 2009

Continente y contenido







Continente:

Tecnología a la última, de esa de la que el actual presidente de U.S.A. no ha podido prescindir a su llegada a la Casa Blanca, integrando, a saber: correo electrónico, Internet, GPS, Messenger, cámara de bastantes megapixels, Facebook, Windows Live Messenger, Windows Live Hotmail, etc....(parece ser que dentro cabe todo lo que necesitas..barato, barato...aunque no se incluye el tráfico de emoción, claro).

Contenido:

Laura:
-Hola!!
Raul:
-Ktal?
Laura:
-stoy n ksa de mi hermano
Raul:
-y eso?!! Kieres ir a comer algo?
Laura:
-ok. Mapetece mcho pizza. Tapuntas
Raul:
-¡¡genial!!

(de un anuncio de una compañía telefónica insertado ayer en El País)

martes, 3 de febrero de 2009

Expertos


Los "expertos" en cualquier tema suelen atufarme -en varias de las acepciones de la palabra admitidas por la Real Academia española de la Lengua- bastante, y, por otra parte, la tradicional mala fama de los economistas como especialistas en predecir el pasado no creo que mejore mucho con tantísimo experto sobrevenido en temas económicos, a cuenta de la crisis actual. Y esa debe ser la causa de que los que se dedicaban al tema de siempre -banqueros, economistas, etc.- comiencen a bajar los niveles de autoexigencia, moderación y sentatez en sus manifestaciones, al percibir que, en temas económicos, hasta el más tonto hace relojes (o parece que los hace).
En esta "barra libre" que se ha abierto para explicar lo inexplicable -por evidente, se me ocurre- se podrían inscribir las rotundas afirmaciones del señor Miguel Martín, presidente de la Asociación Española de Banca como la de que "aquí el gran problema es que son las empresas y las familias las que tienen necesidad de financiación y es España la que está sobreendeudada y la que tiene que corregir esos desequilibrios". O sea, que cuando la bola rodaba y crecía y los bancos obtenían ganancias crecientes financiando a empresas y familias esto no era problema. Ahora que el globo explotó -y los bancos siguen ganando, aunque algo menos- "el gran problema" es el crédito a conceder a familias y empresas, y, como éstas no prodrán resolverlo por sí solas, que lo resuelva España, es decir, entre todos, y, una vez que los Bancos puedan seguir gananado al ritmo de siempre, el problema se resolverá solo. Para justificar el escaso crédito suministrado por los Bancos a las empresas, el señor Martín razonó: "lógicamente, la calidad crediticia de las mismas empresas cuando la economía decrece un 1% es distinta a si crece un 3%". Lógico, ellos a lo suyo, y mientras, los problemas, que los resuelva España. Todo un experto, por algo está de presidente.

Follow by Email