lunes, 25 de octubre de 2010

Símbolos

Todo apunta a que la transferencia de carteras entre ex-ministros y ministros recientes se trate de parafernalia simbólica y que, en realidad, esos carterones negros con rótulos dorados estén vacíos, como parece probable por la facilidad con que unos y otras los portan y manejan. Y ya que hablamos de símbolos, y habida cuenta de que tanto los ministros recién nombrados como los del gobierno anterior, en todos los casos prometieron -que no juraron- su cargo, ¿por qué no desaparecen definitivamente los símbolos religiosos de la ceremonia de toma de posesión del cargo, una ceremonia que debería ser puramente civil?. Quizá así nos pudiéramos creer que la separación de la Iglesia y el Estado es un hecho. Aunque fuera simbólicamente.

Las formas y el fondo

 I

El vicesecretario de Comunicación del PP, el señor González Pons refiriéndose al nuevo vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba ha manifestado -en el colmo del ingenio- que "se le está presentando como el delfín, pero más que el sucesor va a ser el liquidador; es el del fin, escrito separado". Hace poco también dijo, recordando a Gila y refiriéndose a él que "alguien está suplantando la función de alguien de forma gravísima", dibujándole como un maquiavélico inquisidor que utiliza las fuerzas de seguridad del Estado como si fueran su guardia personal. No sé si desde el PP son conscientes que estas descalificaciones con tendencia a la injuria y a la chabacanería en referencia a sus adversarios políticos, habituales en Dolores de Cospedal, Esperanza Aguirre, Soraya Saéz de Santamaría, González Pons -no nos olvidemos a este respecto del ejemplar León de la Riva- etc.,  puede ser que enfervoricen a los suyos, pero seguramente predisponen en contra a los neutros. Y lo que es peor, habrá quien acabe convencido de que no son sólo las formas, si no de que lo que muestran es el fondo del PP; su verdadera naturaleza.

 http://www.elpais.com/articulo/opinion/boca/muere/pez/elpepiopi/20101025elpepiopi_7/Tes

 II

Parece que una de las justificaciones de la reciente crisis de Gobierno ha sido procurar una mejora en la capacidad de explicación a la ciudadanía de la necesidad de las duras medidas adoptadas, de su inevitabilidad. Según declaraciones del reciente vicepresidente del Gobierno "si la política no se explica a la sociedad, no funciona", frase que me deja en la duda de si lo que no funciona es la política, la sociedad, o la solamente la comunicación entre ambas. El presidente del Gobierno ha creído oportuno mejorar la capacidad pedagógica y didáctica de su Gobierno ante la ciudadanía, y eso es positivo. Pero igualmente parece que insistirá en que sus decisiones han sido las mejores y prácticamente las únicas que resultaba posible tomar, y eso es negativo, por incierto. Que todas las medidas adoptadas tengan como objetivo garantizar nuestra solvencia para que los mercados -esa entelequia semidivina- nos continúe prestando dinero barato con que continuar viviendo por encima de nuestras posibilidades no es más que pan para hoy y hambre para mañana mientras no se aborden de forma profunda y con sentido de Estado las carencias estructurales de nuestra economía. ¿Que ocurre con la Ley de Economía sostenible, con el paro juvenil, con el Plan Energético nacional, por ejemplo?. A ver si eso también nos lo explica este Gobierno. Porque está bien que se cuiden las formas, pero lo importante es el fondo.

martes, 19 de octubre de 2010

Posturas

Al parecer, los consejeros directos de Maniano Rajoy -con Pedro Arriola como gurú principal- le han recomendado no hacer nada como la mejor estrategia para llegar a La  Moncloa en 2012, que en 2011 parece que no va a poder ser. Si es así y parece que sí, ya que desde el PP sobran descalificaciones globales de ZP pero no se le conocen alternativas políticas o posturas concretas, nunca se unieron, como en éste caso, el hambre con las ganas de comer. Porque seguro que para el señor Rajoy la única dificultad va a ser encontrar la postura a adoptar en la cama -en la que le han aconsejado que se meta hasta 2012- para leer el Marca sin que le duela el cuello. Que año y medio es mucho tiempo.

El actual Holocausto

Los investigadores actuales coinciden en señalar la habilidad de los nazis al hacer recaer el grueso de las tareas que condujeron a los judíos a su exterminio en los campos sobre los propios judíos (http://es.wikipedia.org/wiki/Judenrat).
Aquí y ahora, va calando en la ciudadanía de este país la idea de que el poder económico, los mercados, o el Club Bilderberg -para los conspiranoicos- son quienes realmente dictan la política económica, y como resultado, la política, a secas. Y, también como consecuencia, que poco importa el partido o las ideas del partido en el gobierno si, en definitiva, se ha de cumplir la voluntad del amo, del capital. José Viñals, responsable financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) lo dejaba muy claro hace unos días: "los países que no cumplan (con los planes de ajuste presupuestario) corren el riesgo de recibir un castigo serio en los mercados". Igualmente claro ha sido el presidente de CEOE: hay que trabajar más y cobrar menos para poder tener derecho a la vida (laboral, al menos). La mayoría de la clase política -sobre todo la que detenta el gobierno- parece no considerar su deber proteger conquistas sociales tan costosas de obtener históricamente y cada vez recuerda más a la Policía Judía del Judenrat al servicio de los nazis en el ghetto de Varsovia, llevando a los suyos al matadero.




viernes, 15 de octubre de 2010

Solo educación (buena, a ser posible)

Si tuviéramos información precisa sobre el porcentaje de aciertos diagnósticos, y, dentro de él, del procentaje de curaciones que el "estado del arte" en medicina es capaz de garantizar, quizá las salas de los centros de salud estuvieran menos concurridas, pero lo cierto es que generalmente creemos que existe operación quirúrgica o medicamento para cualquier enfermedad. La clase política sufre -o goza- de un síndrome semejante: creer que para cada problema existe una ley que lo soluciona, y que su tarea, por tanto, es promover esa normativa. Así, la ministra del Ejército, Carme Chacón, ha sugerido la posibilidad de un protocolo que regule el comportamiento del público en ciertos momentos y actos del día de la Fiesta Nacional, sugerencia que, desde el sentido común, semeja un intento de poner puertas al campo. Porque es cierto que en los últimos tiempos en los que el nivel económico de este país ha subido, de igual manera han menguado las buenas maneras. La cortesía, ese aceite tan necesario para engrasar el "temperamento" del paisanaje de este país, proclive siempre a colocarse -en todo- en el extremo opuesto al del vecino, no es algo de lo que andemos sobrados, pero la politesse no puede imponerse, debe aprenderse. En todo caso, Gaspar Llamazares, apelaba a algo que sí pueden hacer los políticos: predicar con el ejemplo, al recordar que "se cree que en política vale todo, se le ha dado tintes de normalidad al insulto". Hablaba del PP, naturalmente.

jueves, 14 de octubre de 2010

El gran carnaval

Lo siento. Será el escepticismo -o la edad-  lo que me impide creerme lo que los medios pretenden transmitir sobre el rescate de los mineros chilenos. Que el multimillonario presidente de Chile, Sebastián Piñera, abrace uno por uno a los mineros regresados milagrosamente a la vida me suena a compra de votos y popularidad tras los que ocultar -sólo a medias- clarísimos intereses económicos basados en el cobre chileno. Tras él, en el poco espacio que deja libre, los ministros chilenos de minería, de salud, de lo que sea, procuran adornarse ininterrumpidamente con plumas  a todas luces ajenas, cantando la épica y el heroísmo de los mineros, de sus familias,  de Chile entero, celebrando a su costa los doscientos años de la independencia del país mediante un circo global. Lo siento, pero todo lo relativo a este caso, me recuerda vivamente - y sé que no soy el único- una gran película de Billy Wilder: "El gran carnaval" (Ace in the hole, en su título original en inglés). Tanto dá que sean los medios los que manipulen el poder, como el poder quien manipule los medios: los mineros son sólo juguetes en sus manos. Afortunadamente parece que, al menos en ésta ocasión, los mineros logran salir vivos del agujero.

viernes, 8 de octubre de 2010

Lo políticamente correcto

Algunos de los que le conocían dicen que Azcona, cuando le contaban algún sucedido de esos intensamente tragicómicos en los que se inspiran sus guiones, confesaba a quien se lo contaba: "¿sabes?, eso me reconcilia con la vida". A mí, una de las cosas que me reconcilian con la vida, es la realidad contada por Maruja Torres. En su último artículo -Cinismo- reprocha al presidente del gobierno -y a sus asesores mediáticos- que no sea capaz de reconocer francamente su error en la apuesta por Trinidad Jiménez en las primarias de Madrid. Pero es que hace ya tiempo que los políticos -sobre todos los que ejercen el poder- transitan por el camino de " lo políticamente correcto", que es decir u opinar sin decir ni opinar, en un lenguaje perfectamente inocuo, sin declarar ninguna intención, sin valorar, procurando no molestar a nadie y ejerciendo un "buenismo" totalmente artificial. Que los oyes y piensas: ¡será cínico el tío! (o la tía). Claro que se puede hacer de otra manera: Alfonso Guerra ha manifestado que en un proceso electoral unos ganan y otros pierden, cosa que entiende todo el mundo. Pero, al parecer, al decirlo se pierden votos.

Los mercados

José Viñals, responsable financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha dejado muy claro que no hay alternativa al objetivo de recorte del déficit hasta el 6% para 2011 en España: "Los mercados tienen tolerancia cero en todo lo relativo al déficit. España se ha comprometido a un objetivo de rebaja. Si se registra cualquier desviación, deben arbitrarse las medidas de corrección necesarias en el menor tiempo posible", añadiendo "lo fundamental es cumplir con la cifra prometida, porque los mercados se han empeñado en eso. La evolución económica será mejor si los Gobiernos se atienen a esa cifra, porque los países que no cumplan corren el riesgo de recibir un castigo serio en los mercados". En fin, los mercados -esa entelequia de poderío inconmensurable y más cabezona, más impaciente, más intolerante y con más mala leche que los mismísimos dioses- han hablado, al menos con el señor Viñals y con algún otro sumo sacerdote. He aquí los esclavos de los mercados, hágase en nosotros según su palabra.

miércoles, 6 de octubre de 2010

El día de huelga de un diputado

El diputado del PP y ex-ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete,  demuestra en su blog personal (http://www.pp.es/blogosfera/miguelariascanete/mi-dia-huelga_371.html) el fracaso de la huelga general del pasado 29 de Septiembre, en base a su actividad ese día. Recapitulando sus actividades, parece que le dió tiempo a: 1º) Acudir a una entidad bancaria para sacar una cantidad en metálico e ingresarla en otra entidad, 2º) Pagar una matrícula universitaria, 3º) Sellar boletos de la Primitiva en una Administración de Lotería, 4º) Llenar el tanque de combustible de su moto,5º) Ir a la sede de su partido, el PP (constatando que estaba todo el mundo, naturalmente), 6º) Almorzar en un restaurante, 7º) Acudir al kiosko de prensa (no sabemos si hizo gasto), 8º) Llamar a una agencia de viajes y hacer unas reservas, 9º) Pedir cita con el médico y para unas pruebas (de estrés, seguramente), 10º) Contemplar el tráfico de taxis y autobuses, 10º) Conectar la televisión para comprobar que todas las cadenas funcionaban (se vé que no llegó a Telemadrid o a Canal Sur). ¡Ah!, también le dio tiempo a acudir al Congreso de Diputados, a la sesión de control, no fuera que... Tras tan apabullante recapitulación, es incontestable su conclusión personal: "esta huelga ha sido un fracaso estrepitoso y un tongo manifiesto". Y eso sin intentar tomarse su tostada con manteca colorá, que seguramente hubiera podido, con una agenda menos apretada.

Nostalgia

Para el obispo emérito de Mondoñedo-Ferrol, José Gea, "la democracia está degenerando en un totalitarismo sin barbarie pero que también es nocivo y perjudicial para el ser humano”. Está claro que para él, lo auténtico y genuino debe ser el totalitarismo con barbarie, como el que la iglesia católica he venido ejerciendo a lo largo de los siglos, desde las Cruzadas en la Edad Media, pasando por la Inquisición, hasta llegar a la dictadura de Franco, que obtuvo para su moderna "cruzada" la bendición de la jerarquía católica española, aunque ello supusiera -en las propias palabras del dictador en esa época- liquidar a la población de media España. Parece que todo ello también resultó, finalmente, un poco nocivo y perjudicial para los seres humanos que lo sufrieron. Abunda el señor obispo diciendo que “mediante la sacralización de la mayoría, los Parlamentos se erigen en oráculos de verdad, generando un positivismo jurídico abusivo y disolvente que restringe o limita derechos fundamentales como el derecho a la vida o a la libertad de expresión, de enseñanza y religiosa”. También esto lo tiene claro, para él, lo suyo es "sacralizar" la opinión de la iglesia católica y que sea ésta el único "oráculo de verdad", con poder para restringir o limitar los derechos humanos que estime convenientes. En fin, todo como antes.

Primarias

Parece que el proceso de elecciones primarias ha tenido la virtud -o un pálido reflejo de ella- de constituirse en un peldaño de perfeccionamiento en nuestro ascenso por la senda democrática. Con la excepción del PP, donde Rajoy ha recordado que deben "ir a lo suyo" dejando "que cada uno se organice como quiera" -siempre que no sea en su partido- creo que, en general, nadie objeta un proceso en el que la mayoría decide y que, además, es conforme al artículo 6 de la vigente Constitución. Incluso el presidente Zapatero ha intentado apuntarse el tanto de no prohibir el proceso de primarias, aunque finalmente la democracia le haya dejado en mal lugar al no confirmar su apuesta por la "buenísima" -pero menos votadísima- Trinidad Jiménez. Incluso se afirma desde el propio aparato del PSOE que ahora, después del proceso de primarias, Tomás Gómez tiene más posibilidades que hace tres meses frente a  Esperanza Aguirre. Pues bien, si tan bueno es el sistema y una vez aprendido de los errores del pasado -recordemos las primarias protagonizadas por Almunia y Borrell- ¿por qué no se recurre al mismo procedimiento para elegir el candidato del PSOE en las próximas elecciones generales? Al menos sabríamos quien desea postularse.

martes, 5 de octubre de 2010

Primarias y el artículo 6

A cuento de las primarias convocadas por el PSOE en algunas comunidades autónomas, Rajoy a descartado procesos similares dentro del PP, sobre todo allí donde serían más necesarios, como es el caso de Asturias. Según el presidente del PP, ello se debe a que es muy respetuoso con los estatutos de su partido, parcialmente modificados en 2008, y que no contemplan las primarias como procedimiento de elección de candidatos, aunque "respeta que cada uno se organice como quiera". Pues no, como quiera no. El artículo 6 de la vigente Constitución Española dice: "Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la Ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos". No parece que el procedimiento digital -el "dedazo"- utilizado de forma habitual por todos los partidos -especialmente por el PP-  sea un ejemplo de procedimiento democrático. Tampoco que los estatutos de un partido puedan estar fuera de la Constitución.

Follow by Email