miércoles, 27 de noviembre de 2013

Santo sin saberlo

Si para el actual presidente del gobierno y del PP, que ha calificado a Carlos Fabra de "ciudadano ejemplar", siendo así que acaba de ser condenado a cuatro años de cárcel por fraude fiscal, yo, que además de pagar siempre religiosamente mis impuestos y multas nunca he pisado un tribunal del justicia y raramente un juzgado, ¿que soy? ¿un beato o directamente un santo?.

Filosofía y refranes

Cada vez que oigo a un representante o portavoz del PP afirmar con rotundidad y/o "claridad meridiana"  algo que al cabo de poco tiempo los tribunales de justicia o la simple y evidente realidad demuestran que es falso, recuerdo la frase atribuída a Bertrand Rusell: gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas (el problema que aqueja al mundo es que los necios y fanáticos siempre están seguros de sí mismos, mientras que los sabios siempre están llenos de dudas, en la versión de la imagen). Y eso pensando bien -respecto a la ignorancia- que ya se sabe que hay un refrán que dice que si se quiere acertar hay que hacer lo contrario.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Otros mundos imposibles (¿o inevitables?)

La secretaria de estado de Educación, Montserrat Gomendio, ha manifestado sentirse muy satisfecha con el apoyo de la gran mayoría de la sociedad al proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que, finalmente, ha sido aprobada en el Senado gracias a los votos del PP.  Y parece que no entiende la señora Gomendio  que se diga "sólo" con el apoyo del PP cuando éste ha recibido el apoyo de la mayor parte de la sociedad, que le ha dado mayoría absoluta, y por tanto -por la propiedad transitiva y perdurable de los votos, supongo- representa a un ámbito amplísimo de la sociedad.
Hay otros mundos, pero están en éste, dijo Paul Éluard; lo imposible se vuelve, muy poco a poco, inevitable dejó escrito Juan Larrea. Los poetas a menudo ejercen de  profetas.

Dos velocidades

Es notable la asimetría en el tiempo que emplea la clase política en resolver problemas y promulgar leyes, dependiendo de quién tenga interés en su resolución. No deja de sorprenderme que se pueda modificar la Constitución en una tarde o desmontar servicios públicos de hoy para mañana supuestamente para ajustar las cuentas del Estado y por contra sea tan difícil solventar por ley los fraudes a preferentistas que lo eran sin saberlo o garantizar de forma efectiva derechos ciudadanos que también están -todavía- en la Constitución como son los esenciales, a un trabajo y una vivienda dignos.
La última de las rápidas ha sido la denominada Ley de Seguridad Ciudadana que no parece que pretenda lo que sugiere su nombre o quizá lo hemos interpretado mal: no es que se pretenda proteger la seguridad de los ciudadanos, si no la seguridad de las castas dirigentes ante ellos, de ésta forma a los ciudadanos se les privará -incluso- del derecho a manifestar sus injustas carencias. Que pobres y parados gritando su frustración y su rabia deslucen mucho la asombrosa recuperación económica anunciada por el gobierno.

 http://elpais.com/elpais/2013/11/23/opinion/1385221202_500454.html

jueves, 21 de noviembre de 2013

Además

En la sección de Cartas al Director de El País comenta Anna Zamora la falta de profesionalidad de la clase política española y señala su falta de responsabilidad, a diferencia de lo que ocurre en cualquier otra profesión. Cabe añadir -para mayor desigualdad- que es el único estamento, que yo conozca, que tiene la potestad de fijar su propio sueldo. Además.


viernes, 15 de noviembre de 2013

Supongamos

En el caso del Prestige, cuyo hundimiento tuvo como consecuencia la contaminación de 1.600 kilómetros de costa y unos daños materiales estimados de más de 4.000 millones de euros, supongamos. Supongamos que los previsibles paganos de la factura -armadores, compañías propietarias y aseguradoras, empresas encargadas de la inspección del buque, etc.- se reúnen y deciden minimizar daños destinando una cantidad de 1.000 millones de euros -la cuarta parte de esa factura- a distribuir entre quienes tienen alguna parte en el papel de decidir que esa factura debe pagarse -responsables políticos, la administración, la justicia, los medios de comunicación como creadores de opinión, etc.- ¿que ocurriría?. Mil millones de euros dan para mucho.
Curiosamente -y sin ser proclive a teorías conspiranoicas- esta suposición casa muy bien con el resultado del asunto: no hay ningún responsable, y por tanto nadie pagará la factura; quiero decir, aparte de quien ya ha pagado, paga, y pagará: todos nosotros. Pero ya digo, es un suponer.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

La siempre pospuesta reforma de la Ley Electoral

Hace sólo tres años, José Ignacio Wert, en su época de tertuliano asiduo y columnista ocasional -tan cerca y tan lejos de su actual personaje de bombero-torero en el gobierno- defendía en El País -Sistema electoral, entre equidad y eficacia-el vigente sistema electoral que, claramente, favorece la formación de mayorías y, en definitiva, el bipartidismo (uno de los fundamentos reconocidos de la corrupción). Que con los votos obtenidos por IU en las elecciones generales de 2008 ese grupo político pudiera pasar de 2 a 12 representantes en el Congreso de los Diputados eligiendo un sistema proporcional y probado (Un sistema electoral ecuánime para el Congreso de los Diputados. Conforme a las recomendaciones del Consejo de Estado. No requiere cambiar la Constitución, elaborado por el Grupo de Investigación en Métodos Electorales (GIME) de la Universidad de Granada, y dirigido por el matemático Victoriano Ramírez) no pasaba de ser, para el señor Wert, un pequeño detalle de cara a la formación de mayorías sólidas y gobiernos estables. Ya tenemos un gobierno que más que sólido y estable -el propio Wert ha estimado que el PP obtuvo no ya una mayoría absoluta , si no "universal"- es una auténtica apisonadora: claramente  eso se ha logrado, otra cosa es que sea lo mejor para la democracia y para mayoría de los españoles, incluyendo a los que votaron al PP.
Desde luego, no he oído que el PP ni el PSOE -en su reciente Conferencia Política- hayan tratado nada sobre este tema. El mencionado matemático Victoriano Ramírez lo expresó con claridad, tras la publicación de su estudio: "los dos grandes están cómodos con el sistema actual, no lo cambiarán si no hay presión mediática o una crisis electoral". ¡Que continúe el espectáculo!.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Agresión perpetua

El último ha sido el intento -casi con nocturnidad y alevosía- de retirar las ayudas del gobierno al programa Erasmus ¡para este mismo curso y para estudiantes que ya están residiendo en el extranjero!. Todo parece que se va a resolver -de aquella manera- para éste curso, aunque mal pinta para cursos venideros.
Y así, una y otra vez, el gobierno del PP continúa con el desmontaje de los servicios públicos utilizando con desfachatez un lenguaje pervertido, aduciendo que todas sus medidas están encaminadas "a salvar el Estado del bienestar": algo parecido a extirpar el corazón o el cerebro del paciente para salvar su vida.
¿Y ésto es a lo ha quedado reducida nuestra democracia?, ¿a una continua defensa y contraataque -cuando se puede- de las medidas de los representantes políticos que se supone que fueron elegidos para defender los intereses de la mayoría?.

Follow by Email