miércoles, 26 de octubre de 2011

La reimplantación de la esclavitud

Hace unos meses y desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) se planteó una reforma educativa para este país basada en dos hipótesis: que la herencia genética pesa más en el rendimiento escolar de un alumno que su entorno socioeconómico, y, en segundo lugar, que el gasto en educación no es lo más importante en la obtención de resultados. Así como suena. No parece que los argumentos de expertos participantes en el informe PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que contradicen ambas hipótesis hicieran mucha mella en los empresarios ante la visión del sustancioso tajo previsto a la educación pública, lo que supondría un aumento paralelo del "negocio" en la educación privada.
También recientemente el señor Rosell, como presidente de la CEOE ha planteado bajar de 20 a 12 días la indemnización por despido procedente, lo que él denomina "salida laboral", porque ello, en su opinión, animaría a muchos empresarios a "dar entrada" a otros trabajadores, sabiendo que su despido sería más barato.
Y que esos trabajadores en situación alternativa y variable -en función de los "mercados"- de paro, despido y trabajo tengan hijos a los que en esa circunstancias no puedan costear una -seguramente costosa- educación privada no parece ser el problema del señor Rosell. O sí, ya habremos llegado de nuevo a la situación en la que los esclavos tengan hijos ya esclavos al nacer. Que debe ser la condición principal para que la clase empresarial de este país pueda plantearse ser competitiva. Aunque también puede que su incapacidad empresarial se deba a la herencia genética como hijos de practicantes habituales de la cultura del "pelotazo", o del ambiente socioeconómico en que crecieron.
.
http://www.elpais.com/articulo/opinion/CEOE/reforma/laboral/elpepuopi/20111030elpepiopi_8/Tes

viernes, 21 de octubre de 2011

Más memoria

He escuchado esta mañana una entrevista a Antonio Basagoiti, presidente del PP vasco, en la que éste, en relación con el final de ETA, abogaba por una "buena memoria y correcta lectura" de la actuación de la banda terrorista como "vacuna para no idealizar y legitimar tanto dolor y violencia". Totalmente de acuerdo. Imagino que el señor Basagoiti no cree que la memoria tenga fecha de caducidad, ya que pervive -en primer lugar e incandescente- en familiares y descendientes de víctimas del terrorismo etarra.
Así pues, ¿porqué no aplicar idéntica receta para cerrar las heridas que más de setenta años después, aún permanecen abiertas en todos los familiares de los asesinados en nuestra guerra civil y posterior dictadura?.

Izquierda y derecha

Al parecer, Mariano Rajoy pretende continuar con esa estrategia de esquizofrenia controlada dentro del PP. Por ejemplo, él, como responsable máximo del partido y presidente del gobierno in péctore se muestra positivo y dialogante respecto al autoproclamado final de ETA; todo un estadista. Por otro lado, las distintas "alas duras" dentro del PP expresan opiniones que van desde no dar ninguna credibilidad al comunicado de ETA hasta persistir en que el final de la banda terrorista se debe a una claudicación del Estado ante los terroristas, por mucho que haya que recurrir a delirantes teorías conspiranoicas para continuar manteniendo algo que contradice cualquier evidencia o relato razonable.
Al parecer esta estrategia es un subconjunto de la teoría global por la cual la derecha ha de presentarse unida y en bloque como única forma de ganar unas elecciones democráticas: así, dentro del PP cabe todo, luego, ya el "jefe" decidirá lo que se hace en cada caso, o como decía Jordi Pujol, lo "que toque". Ideologías las justas y para la venta y propaganda: antes los intereses de ciertos colectivos y "vamos a lo que vamos". Todo lo contrario que la izquierda, escindida y subescindida debido a una autocrítica feroz no exenta de protagonismos y personalismos. Y esto es así desde hace tiempo; Hitler llegó al poder democráticamente. ¡Ah! y siento continuar utiliando los términos izquierda y derecha que, según dicen, están obsoletos.

Paro, despido y competitividad

El señor Rosell, como presidente de la CEOE, ha planteado bajar de 20 a 12 días la indemnización por despido procedente, lo que él denomina eufemísticamente "salida laboral", porque ello, en su opinión, animaría a muchos empresarios a "dar entrada" a otros trabajadores, sabiendo que su despido sería más barato. Desde el punto de vista del empresariado español a eso se reduce todo: inputs y outputs de trabajadores en función de la coyuntura de los mercados. El ex-presidente Felipe González ha manifestado que "el debate debería de ser la competitividad, cuánto ligamos del salario a la productividad", lo cual en estos duros tiempos, es un enfoque más realista y con posibilidades de procurar una economía sostenible, pero está claro que ésta es una forma de abordar el problema del paro totalmente ajena -en general- a la mentalidad de la clase empresarial en este país: saben que la precariedad laboral que promueven con sus contratos basura es incompatible con una competitividad real en un mercado global. Eso de la competitividad lo dejan los empresarios españoles para los estudiosos económicos o para mencionarlo en algún discurso importante, que viste mucho. De donde no hay no se puede sacar, se dice.

Esperpento

Resulta más claro ahora que toda la inversión recaudada por Nueva Rumasa no tenía otro objeto que, pura y simplemente el pago de deudas previas: lo más parecido a una estafa. A principios de este año, cuando comenzó a desvelarse la precariedad de las finanzas del grupo empresarial, el patriarca del clan expuso como garantías ante los inversores -además de su palabra y el ofrecimiento de pegarse un tiro, metafóricamente, claro, se lo prohibe su religión-  la competencia y excelencia profesional de sus hijos, de alguno de los cuales incluso proporcionó a directivos del banco de Santander un informe psicológico como prueba. Ese mismo hijo ha declarado ahora en los juzgados, limitándose a decir que no sabía nada, que ellos -sus hermanos y él-  solo eran administradores de derecho y que se limitaban a ejecutar las directrices que les daba su progenitor, el verdadero administrador del grupo. Lo cual me ha generado -ahora- curiosidad por saber que diría el mencionado informe psicológico.  A la salida del tribunal, José María Ruiz-Mateos, vestido de civil y no de Supermán esta vez, dijo sentirse "orgulloso, feliz y satisfecho" de Nueva Rumasa. "Volvería a hacer el mismo trabajo", concluyó. Estoy convencido que para la representación de un esperpento empresarial tan extenso y concienzudo sólo se dan las condiciones -y los personajes- en este país.

lunes, 17 de octubre de 2011

Roma no paga traidores

Respecto a todos aquellos trabajadores, funcionarios, pensionistas y dependientes que tengan intención de votar al PP en las próximas elecciones generales, esperando de Rajoy, como nuevo mesías, una reedición del milagro de los panes y los peces para todo el pueblo español, no sé por qué, se me ha venido a la mente aquella frase que dicen que los romanos aplicaron a los asesinos de Viriato, negándoles la esperada recompensa: "Roma no paga a traidores". Que hoy podíamos actualizar con un "ni el PP a los trabajadores".

Más indignación

Dirigidos por un carismático líder cuyo eslógan reza "Empieza el cambio; es sentido común, es cambio, es futuro, es España, es Rajoy" y según todas las encuestas, es muy probable que el PP alcance la mayoría absoluta como resultado de las próximas elecciones el 20 de Noviembre. Ya es triste que este país se vea abocado a la elección de los que, desde numerosos puntos de vista, son los más próximos a la ideología que subyace en quienes originaron la crisis en que estamos inmersos y que la única alternativa sea "cambiar" así, en abstracto, sin saber si es cambiar a mejor o a peor, con la esperanza de que los que vengan hagan "algo" de lo que no tenemos la menor noticia ni avance ni propuesta conocidas. Un motivo más para estar indignados, aquí y ahora. Y para actuar en consecuencia.

martes, 11 de octubre de 2011

Quiero ser presidente

En la convención del PP en Málaga ya se había dicho, ahora el propio Mariano Rajoy, sintiéndose ya presidente del gobierno lo confirma: cree que recibirá "la peor herencia que un Gobierno ha legado jamás al siguiente". Y, ¿que propone ante una situación tan grave?. Nadie lo sabe, salvo reafirmar que quiere ser presidente del gobierno dice poco más: "quiero ser el presidente de todos los españoles, no solo de los militantes del partido popular, es lo que necesita España y por lo tanto así será". Así será si así lo quieren una mayoría de españoles; España es, antes que nada, lo que los españoles quieren que sea y sus necesidades las que los españoles estiman que tiene. ¿O Rajoy habla directamente con España como el papa habla con Dios?.

Estrategias

 

Ante lo abultada que se pronostica la goleada del PP sobre el PSOE en las próximas elecciones generales, ya ha habido quien ha aconsejado -ignoro si de buena fe- al candidato del PSOE estrategias desesperadas, tal como la de presentarse directamente de perdedor -underdog, perro apaleado- con la esperanza de despertar la simpatía por el débil, promoviendo para sí el voto de todos aquellos amantes de causas desesperadas o imposibles.
Además de que no veo a Rubalcaba en semejante tesitura, creo que tal
estrategia -como casi todos los productos de la desesperación- sería inútil. De no ser así, IU no habría pasado de dos millones y medio de votos y 21 diputados en 1996 a menos de un millón de votos y dos diputados en 2008. Más apaleados, imposible.
Y si lo que se busca es una estrategia realmente desesperada -pero novedosa-, podría Rubalcaba probar a guardar un mutismo aún más impenetrable y absoluto que el de Mariano Rajoy sobre las propuestas concretas para encarar el futuro del país, poniendo cara de póker cuando alguien le preguntara sobre el tema. Puede que algunos solventaran su perplejidad entre dos esfinges tirando una moneda al aire.

lunes, 10 de octubre de 2011

El regreso de Terminator

Según la última encuesta del CIS, el desempleo, los problemas económicos, los partidos y los políticos, la inmigración, la inseguridad ciudadana, la educación, la sanidad, la vivienda, la corrupción y el fraude preocupan más que ETA y el terrorismo al ciudadano español. Sin embargo, el ex-presidente Aznar -muestra representativa del tercer lugar de esas preocupaciones- ha tenido a bien opinar sobre ETA en la convención del PP en Málaga. Aquél que nos descubrió a muchos españoles que existía un Movimiento de Liberación Nacional Vasco y se mostraba dispuesto a ser generoso con él, dice ahora, cuando todo apunta a la inevitable desaparición de ETA, como hay que dirigir la política antiterrorista, con el único propósito imaginable de robar votos al PSOE y a su candidato, quien la ha dirigido en los últimos años. "Si veo que España está realmente desesperada, quizá tendría que volver a la política nacional",  fue lo que dijo Aznar a Aguirre, embajador estadounidense en España en 2007, que me recuerda al "volveré" de Schwarzenegger en "Terminator". Parece que el paso del tiempo le ha enfriado el calentón salvapatrias, pero su propio partido -en beneficio propio- debería evitar darle mucha cuerda: sólo le faltaba a España que volviera.

sábado, 8 de octubre de 2011

Los dioses deben estar locos

Eso parece, a la vista de los conflictos y desastres de todo tipo en el mundo y con los que somos bombardeados a diario por los medios: crisis socio-económica mundial, guerras, seísmos, hambre, pobreza. Pero no, no han sido los dioses, hemos sido nosotros, la especie humana que se ha creído tal, o al menos, unos peligrosísimos aprendices de brujo. De una economía basada en el crecimiento perpetuo, ilimitado, de usar y tirar, esquilmadora de los recursos evidentemente limitados del planeta, de una economía basada en la explotación de la mayoría (que soporta además el hambre, la enfermedad y la pobreza extrema) por parte de una minoría privilegiada, de una economía basada en una energía contaminante o peligrosa -cuando no ambas cosas a la vez-, de una economía y una cultura basadas, en definitiva, en la irracionalidad y la desigualdad, no se puede esperar -racionalmente- otro resultado que el desastre. 
Escuchemos con atención el lamento de la madre Tierra. Y actuemos en consecuencia, a ver si de verdad somos tan listos y tan poderosos como para poder cambiar el destino que nosotros mismos, como dioses enloquecidos, nos hemos fijado.

viernes, 7 de octubre de 2011

El Estado

Esto del déficit y del imprescindible equilibrio presupuestario no acabo de entenderlo. Básicamente se trata de no gastar lo que no se tiene; hasta ahí bien, pero puesto que quien se lo gasta parece que es el Estado, ¿qué o quien es el Estado? Lo más breve que he encontrado definido se refiere a "una organización social, política, soberana y coercitiva, formada por un conjunto de instituciones involuntarias, que tiene el poder de regular la vida nacional en un territorio determinado". Política, coercitiva, instituciones involuntarias. Ya lo voy pillando. Sigo buscando y me encuentro que, según Max Weber (1919) el Estado es  una"asociación de dominación con carácter institucional que ha tratado, con éxito, de monopolizar dentro de un territorio la violencia física legítima como medio de dominación y que, a este fin, ha reunido todos los medios materiales en manos de su dirigente y ha expropiado a todos los funcionarios estamentales que antes disponían de ellos por derecho propio, sustituyéndolos con sus propias jerarquías supremas”. Dominación, violencia, expropiación, funcionarios. No hay como leer para enterarse de las cosas.

Habichuelas mágicas

Es sabido que el líder del PP y próximo candidato a la presidencia del gobierno ha apoyado explícitamente a la secretaria general de su partido -y también presidenta de Castilla-La Mancha- en el recorte del 20% en el Presupuesto castellano-manchego. Con esa facilidad ejemplificadora y metafórica que le es propia, Mariano Rajoy ha dicho que los recortes suponen "sembrar hoy para recoger mañana". No soy agricultor, pero yo siempre había creído que había que sembrar algo si es que se pretende recoger, pero, al parecer, las semillas utilizadas por la señora  de Cospedal en sus recortes poseen virtudes milagrosas superiores a las del cuento de las habichuelas mágicas: de la nada crearán cosecha abundante. Aunque es previsible que ésta consista en la recolección de analfabetos, dependientes y enfermos desasistidos, pensionistas hambrientos y parados sin cobertura. En fin, ya conocemos una de las recetas económicas que ejecutará -nunca mejor dicho- el señor Rajoy en España, si gana las elecciones.

La campana de Gauss

En ambientes matemáticos y, especialmente, estadísticos es conocidísima la denominada "campana" de Gauss, una curva que, por ajustarse a la frecuencia de fenómenos reales, se conoce también como de "distribución normal". Su importancia radica en que permite modelar la mayoría de sucesos naturales, sociales y psicológicos y su primera propiedad es que es una curva simétrica respecto a la media. Tan universal es su aplicación que hoy le he encontrado una nueva: la descripción del desarrollo histórico y social de este país durante el transcurso de mi propia vida. Nacido a principios de los años cincuenta del siglo pasado, recuerdo una España socialmente gris y de trabajosa subsistencia en el aspecto económico, productos ambos de la larguísima posguerra; mis padres me dijeron que incluso dispuse al nacer de cartilla de racionamiento: estábamos al comienzo de la curva. Luego ésta fue elevándose: el "milagro" económico, el fin de la dictadura, la ilusión colectiva, la integración de España en Europa. Si fuera necesario establecer una fecha del punto álgido, la media de la curva, la podríamos situar en el año 1992, el de las Olimpiadas de Barcelona y la Expo de Sevilla. Después, la curva de inflexible simetría nos ha hecho bajar por el tobogán de la Historia, sacándonos, a veces de forma acelerada, de nuestras patéticas ilusiones de nuevos ricos. Espero que, sin estorbar las leyes de la probabilidad, pueda acabar mi vida sin llegar de nuevo a la cartilla de racionamiento.

jueves, 6 de octubre de 2011

Colapso

Según Jared M. Diamond en su obra "Colapso", en la cual se analizan tanto las causas del final de civilizaciones pasadas como el posible colapso de la actual, concluye que las causas para esto último serían tanto el cambio climático de origen antropogénico, como la acumulación de químicos tóxicos en el medio ambiente, la escasez de energía, y el agotamiento de la capacidad fotosintética de la Tierra, causas todas ellas claramente interrelacionadas. Pero, ya hace bastante, el historiador Arnold J. Toynbee dedicó gran parte de su vida a la extensa "Un estudio de la Historia" para concluir, por su parte, que la quiebra de las civilizaciones no está causada por la pérdida del control sobre el medioambiente, ni por ataques exteriores, ni por ninguna otra causa "física", si no por el deterioro de la "Minoría Creativa" que deja de serlo y degenera en una "Minoría Dominante" que ostenta permanentemente antiguos méritos, convertida en obstinada defensora de privilegios de clase y, lo peor, que falla repetidamente al afrontar los retos del presente, su justificación última.
Como creo que actualmente se dan tanto las circunstancias expuestas por Diamond como las defendidas por Toynbee, la conclusión es clara: por un camino u otro -o por los dos- llegaremos al colapso de forma inevitable. Hoy tengo el día optimista.

miércoles, 5 de octubre de 2011

En número redondos

Si estimamos el importe mínimo de la prestación por desempleo en 5.000 euros anuales, la indemnización de cada uno de los tres directivos despedidos de Nova Caixa Galicia serviría para pagar el paro anual a 1.500 parados. Las empresas que cotizan en el Ibex obtuvieron durante 2010 unos beneficios declarados de 50.000 millones de euros, equivalente al paro anual de 10 millones de españoles. Los altos directivos de las empresas del Ibex percibieron, en 2010, salarios medios de un millón de euros cuando el salario medio de los trabajadores españoles se sitúa en torno a los 20.000 euros anuales, es decir, cincuenta veces menos; cualquiera de estos trabajadores no ganará en toda su vida laboral -por larga que pretendan imponérnosla- lo que gana en un año un directivo cuyo principal cometido es lograr beneficios de su empresa al precio que sea, principalmente engrosando la lista de parados. Por otra parte, con el importe estimado del fraude fiscal en este país -250.000 millones de euros- se podría pagar el mencionado sueldo medio anual de un trabajador a 12,5 millones de trabajadores -o sea, a todos los que actualmente trabajan en España-, o bien el paro de los cinco millones de parados actuales durante diez años. En números redondos, para hacernos una idea.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/cifras/cantan/elpepuopi/20111008elpepiopi_10/Tes

Follow by Email