viernes, 29 de enero de 2016

Corrupción

El ministro de Economía de Japón, Akira Amari, anunció en una rueda de prensa y entre lágrimas su dimisión tras admitir que sus colaboradores habrían gestionado mal un dinero procedente de una empresa constructora; otra versión de los hechos que había ofrecido antes un semanario japonés, aseguraba que Amari habría recibido unos 93.000 euros por favorecer un contrato de esa empresa constructora. En cualquier caso el ministro declaró que cualquier cosa que dificulte la salida de Japón de la inflación debe ser eliminada, y yo no soy una excepción. Por lo tanto, quisiera renunciar como ministro para asumir la responsabilidad.
En éste país, Mariano Rajoy ha reconocido este viernes que la corrupción le ha hecho daño a este partido (al país parece que no), todos lo sabemos; hemos actuado (poco, tarde y mal), a lo mejor (podría ser) no hemos sido todo lo diligentes que hubiéramos tenido que ser pero es fácil hablar a toro pasado (indudable), y ha subrayado que el PP tiene las cosas claras: el que no haga lo que es debido, se va. Estas declaraciones de Mariano Rajoy fueron hechas inmediatamente después de  la gran redada -operación Taula- en la que fueron detenidos varios excargos del PP valenciano y que evidencia una corrupción sistémica dentro de ese partido.
Con los 93.000 euros que se apropió indebidamente el exministro de Economía japonés no habría habido ni para pagar la ronda de un día de la cúpula del PP valenciano, que, según Rajoy, con irse del PP, ya han cumplido (y el PP también). Con lo que él quería, ¡coño! (bis), a Alfonso Rus (https://www.youtube.com/watch?v=rojasrdS4W8). Sí, el mismo que contaba los euros por miles y que luego traducía a pesetas, que se vé que le daba más gustito hablar de millones.
Por cierto, actuar después de que lo haga la Justicia  -cuando ya es notorio que ha pasado el toro- no es actuar con poca diligencia, sino con ninguna. Rajoy ha recalcado su voluntad de que estas cosas no se vuelvan a producir jamás en el futuro. Asunto arreglado.


El baúl de los dichos




















Sí o sí.
La gloriosa época del pensamiento único que parece imponerse lo ha permeado todo, hasta la elemental proposición binaria de alternativas: sí o no. A primera vista, el sí o sí parece un procedimiento más cómodo, ya que podemos prescindir del esfuerzo mental que implica la elección, si no fuera porque pronto percibimos que el pretendidamente ingenioso sí o sí se trata en realidad de un trágala universal que, a diario, añade chulería a la imposición.

Hacer pedagogía.
No tanto por la pedagogía como por hacerla, como quien hace panes o ladrillos. Recuerdo que el presidente Zapatero también hacía acuerdos, no los planteaba,  firmaba, formalizaba y ni siquiera los construía; no, los hacía, con sus propias manos, de arriba a abajo.

Tolerancia cero.
Que debe ser distinta a la intolerancia, por cuanto que permite cuantificarla: debe existir la tolerancia 0,1, 1, 100... así hasta el infinito, que supongo equivalente a la tolerancia absoluta, (casi la paciencia de Job)...¿o será al revés?

Hoja de ruta.
Ni agenda, ni plan, ni esquema, ni proyecto: todo en una hoja -para ahorrar- tipo plano del tesoro; para no perderse y llegar al oro. Aunque, ¿quien necesita planos, mapas u hojas de ruta en un mundo con GPS, tabletas y teléfonos móviles?

Cordón sanitario.
Como lo de frente o agrupación en contra -antifascista, anticomunista...- queda muy antiguo, ahora se establecen -o quizá también se hacen- cordones sanitarios, como medio para aislar fenómenos supuestamente contagiosos o infecciosos, sobre todo en política. Y que dá impresión de asepsia, competencia y profesionalidad (aunque siga siendo el anti-algo de siempre).

Y así más, bastantes más... el seguidismo lingüístico simplista del inglés y, sobre todo, la tontuna y falta de formación tanto de los comunicadores de los medios como los de la clase política hacen que el baúl de los dichos de moda esté a rebosar...con la ventaja para esos comunicadores de que ya tienen el mensaje medio construído -y el receptor medio recibido-, a poco que inserten unos cuantos de ellos, sin rebuscar mucho en el baúl: los que sobresalen por arriba.

Para otro día el capítulo de los dichos políticamente correctos y la manía de la eliminación de artículos.

Hablemos del gobierno

¡Gobierno, gobierno!, ¡tiene que haber gobierno, dá igual de quien! (siempre que sea del PSOE o del PP, claro); sorprendente unanimidad entre ex-presidentes y otros dinosaurios de la política española, aún de distinto signo político (una prueba más de que no eran tan distintos). Desde luego, es urgente que un gobierno comience a revertir las políticas injustas -a la par que ineficaces a muchos de los efectos que decían perseguir- de éstos últimos cuatro años de gobierno del PP, pero para eso, evidentemente, no dá igual cualquier gobierno; a ver si con las prisas nos vamos a poner nerviosos y conseguir otros cuatro años de lo mismo.
Y, por otra parte, es sabido que, recientemente, Bélgica estuvo año y medio sin constituir gobierno, en cuyo tiempo el crecimiento, el desempleo y las cuentas públicas de ese país evolucionaron incluso mejor que la media de la eurozona y, por supuesto, mejor que las de España, que sí tenía gobierno en esas fechas. Que me recuerda esas estadísticas que dicen que existen sobre los períodos de huelga de personal médico, en los que, al parecer, disminuyen las defunciones.

jueves, 28 de enero de 2016

El abuelo Cebolleta ataca de nuevo.

De la entrevista publicada en El País a Felipe González en la que éste mezcla bastantes obviedades con igual número de consejos disfrazados de reflexión política y basados -supuestamente- en su experiencia de gobierno, no ha dejado de llamarme la atención alguno que otro de éstos últimos. 
Afirma, por ejemplo, que a nadie le extrañará que a estas alturas de mi vida prefiera que haya un Gobierno con programa acordado para España, porque lo necesitamos, incluso si no es el Gobierno que más me guste a mí personalmente; que ya digo que me ha llamado la atención -¿acordado por quién?- por cuanto supone que si todos pensáramos igual, sobraban la elecciones: si anteponemos el hecho de que se gobierne el país a que se gobierne como yo creo -y crean conmigo una mayoría de ciudadanos- que debe serlo, cualquier dictadura valdría; es lo mismo que anteponer España a los españoles -el país a los paisanos- una idea que tiranos y dictadores de éstas tierras siempre han esgrimido como superior e incontestable. Y que, en definitiva, coincide con el lema de la Ilustración: todo para el pueblo, pero sin el pueblo, frase que tiene más sentido recordando el original francés: Tout pour le peuple, rien par le peuple (Todo para el pueblo, nada por el pueblo). Y si el abuelo Cebolleta contaba batallitas de la guerra de Filipinas, Felipe González nos quiere retrotaer al siglo XVIII; parece que poca confianza personal le ha quedado en los españoles y en la democracia tras 14 años de gobierno de éste país y 20 de jubilación política, en los que ha tenido tiempo de aburrirse en consejos de administración como el de Gas Natural, empresa a la que se vendió la pública Enagas durante su mandato; quizá nos podría amenizar con alguna batallita a éste respecto. Más que nada por matar el aburrimiento -el suyo- y que así dejara de enredar.

lunes, 25 de enero de 2016

¡¡Wilmaaaaa!!

Los mismos -en el PP- que hace no muchas fechas criticaban que en Venezuela -uno de sus temas favoritos- Nicolás Maduro intentara bloquear desde su presidencia las instituciones y la acción política venezolanas, son los que ahora declaran sin el menor empacho que utilizarán su mayoría absoluta en el Senado para bloquear una posible reforma constitucional que promovieran otros grupos políticos para intentar resolver el problema de las nacionalidades en España desde un punto de vista federal.
Sin embargo, si bien es cierto que una reforma constitucional exige una mayoría de tres quintos en ambas Cámaras (Congreso y Senado) y que el PP podría bloquearla, también es cierto que la formación de un gobierno que excluya al PP podría perfectamente legislar para revertir rápidamente las leyes de éstos últimos cuatro años en todos aquellos ámbitos en que los recortes -materiales e inmateriales- han afectado a la mayoría social de éste país: sanidad, educación, desempleo, dependencia, libertades...
Si Pedro (Sánchez) y Pablo (Iglesias) -sobre todo el primero- continúan perdiendo el tiempo en duelos dialécticos, finas ironías y debates internos en clave partidaria, ya va siendo urgente que alguien que pueda fungir de Wilma le de una colleja (a Pedro) para hacerle entrar en razón cuanto antes, que se nos están amontonando las rocas en la cantera. 
Además, de que es posible que un buen día, Dino (Rivera) -con alguna ayuda- cierre y le deje fuera de casa (gobierno), aporreando la puerta y de noche. Oscura.

Bienvenidos al mundo real

Existen estudios a nivel mundial que indican que sólo al 13% de los empleados les gusta ir a trabajar o están comprometidos con la labor desarrollada en su puesto de trabajo. Otros estudios indican que sólo el 9% acaba trabajando en lo que soñó cuando era niño y los más optimistas indican que el 21% acaba trabajando en algo relacionado con lo que siempre soñó. Estos porcentajes varían, lógicamente,  según el país, pero son un indicativo claro de que a la mayoría de los trabajadores por cuenta ajena no les satisface aquello en lo que trabajan por variados motivos: no  existe trabajo para aquello para lo que se formaron, el trabajo les parece rutinario o poco creativo, detestan a sus jefes y/o a sus compañeros, está mal remunerado y/o reconocido pese a sus dificultades, se sienten postergados por compañeros de inferior capacidad o valía...no faltan los motivos; lo que no impide que sea su obligación asistir diariamente al trabajo, si tienen la suerte de tener trabajo en lo que sea.
Los representantes públicos elegidos en las urnas en las pasada elecciones generales por ésta mayoría de ciudadanos que trabaja -o que le gustaría trabajar, aún en las condiciones mencionadas- resulta que trancurrido un mes desde las elecciones, no han sido capaces -y según parece se lo están pensando- de traducir sus escaños a un gobierno efectivo que atienda las necesidades urgentes de gran parte de la población, y ello debido a motivos puramente partidarios -o sea, parciales o particulares- e incluso por motivos personales; al parecer necesitan meses para resolver lo que a los demás se nos exige a diario y con obligación de resolución instantánea, de hoy para mañana, nos guste o no. ¿No es ese otro privilegio más de la clase política?

jueves, 21 de enero de 2016

El plan B

Supongo que el inmovilismo -dontancredismo, casi- de Mariano Rajoy en las actuales circunstancias sea totatalmente calculado por su parte: no mover ficha en ningún sentido no vaya a ser que sus posibles electores recuerden ésta vez cualquier movimiento en falso, habida cuenta de que es muy posible que haya elecciones en los próximos meses. Y, en todo caso, responde a su personalidad más profunda, ese no hacer nada y esperar que todo se resuelva solo...y si no se resuelve, concluir que es porque no tenía solución. Por eso me extraña tanto que el ministro del Interior en funciones hable de un plan B del presidente del gobierno en funciones, sin que nadie tuviera conocimiento que Rajoy estuviera en la ejecución y desarrollo del plan A, con posterioridad a su planteamiento a Pedro Sánchez de la gran coalición. Sin embargo, la persistencia por parte de Fernández Díaz en no hablar de ese Plan B, incluso, según ha manifestado,  en el caso de que lo conociera -sin conocerlo tendría más mérito- nos hace dudar, razonablemente,  de su existencia y deducir que el señor Rajoy lo fía todo a unas nuevas elecciones pero sin que se note que es todo lo que está esperando; de ahí su cara de aburrimiento y esa agenda que ha confesado vacía a un falso presidente Puigdemont.
Eso, o que el señor Fernández Díaz le ha cedido por un tiempo -la ocasión lo merece- a su ángel de la guarda, Marcelo, para que le elabore a Mariano Rajoy unos cuantos planes alternativos, por si vienen mal dadas.

___________________________________________

PS: O sea que en eso consistía el Plan B: en declinar la investidura. Creo que ésto no ha sido cosa de Marcelo

La otra dinastía

Alguien vendrá que bueno me hará: ¡lo que es la sabiduría popular!. Y es que me tiemblan las carnes -y las meninges- cada vez que pienso en la posibilidad de Pedro Sánchez como presidente del gobierno a pesar de que su predecesor, Mariano Rajoy, sea alguien tan radicalmente olvidable. Y retrotrayéndome algo más pienso en el demócrata social -así se adjetivó él mismo, en ese orden- Zapatero y en sus talantes buenistas y algo bobos, y antes fué Aznar y su aznarato, en cuyos gobiernos figuraban personajes que hoy visitan con asiduidad juzgados y cárceles, siendo así que logró llegar al gobierno diciendo ser el azote de la corrupción. Y antes los catorce años de felipismo, que aunque entonces nos tenía a medio camino entre embobados y anestesiados -por consiguiente- hoy a Felipe González le vemos tontunas y manías de auténtico abuelo Cebolleta y tics -y tacs- de capitalista vocacional y pienso que en sus manos estuvimos bastantes años después de la entrada en la OTAN y de la huelga general del 14-D, desencantos tan tempranos como de 1984 y 1988.
O sea, que la frase inicial bien la pudo haber pronunciado Adolfo Suárez -del que todos ahora se declaran hijos, como le ocurre a Azaña- y eso que en su tiempo lo más suave que le llamaron fué tahúr del Misisipi, que también me acuerdo de quien se lo llamaba. Al menos él podía prometer, prometía, y si podía, cumplía; todos sus sucesores lo último lo olvidaron. O pudieron bastante poco. 
Dicen que la política es el arte de lo posible; considerando nuestra historia reciente yo diría que, más bien, es el arte de lo probable -que es un subconjunto de lo posible- y que, en realidad, tampoco necesita de mucho arte.

martes, 19 de enero de 2016

Así es él

En una entrevista en Radio Nacional, el presidente del PP y del Gobierno -en funciones-, Mariano Rajoy, ha asegurado no saber absolutamente nada del asunto del borrado de los ordenadores de Luis Bárcenas; en realidad, ha precisado que sólo sabe lo que le han contado, y que no tiene claro que hubiese  tal borrado. Tan total ignorancia del asunto -o su conocimiento de oídas- no le ha impedido considerar, a renglón seguido, que todo lo que rodea al caso, incluida su reapertura en los tribunales, tiene bastante poco sentido. Sobre el caso de Pedro Gómez de la Serna se mostró preocupado por los negocios internacionales que pudiera haber tenido, pero zanjó el asunto manifestando que, en su opinión, debería devolver su acta de diputado ya que no está en el PP, partido por el que se presentó.
Más conocimiento y seguridad mostró, en la misma entrevista, opinando sobre la situación del Real Madrid: Benítez es un entrenador muy bueno, recordando los éxitos que han tenido con él equipos como el Valencia o el Liverpool y que ha estado igualmente al frente de otros clubes como el Chelsea y el Nápoles; y sobre el sustituto de Benítez: Zidane, como entrenador, está empezando. Ha estado en el Castilla y eso curte un poco. Lo que dé de sí lo veremos en el futuro, (esas sí que se las sabía); opiniones que complementó con un pormenorizado análisis del partido jugado por el Real Madrid y el Sporting de Gijón. 
Lo que dá de sí el señor Rajoy lo sabemos hace tiempo.




domingo, 17 de enero de 2016

Privilegios

Al parecer, la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos (PP), considera que la decisión de los miembros de la Mesa del Congreso de Ciudadanos y Podemos de renunciar al uso del coche oficial, se debe a excesivo postureo ya que, a su juicio, es simplemente un instrumento de trabajo más y recuerda que los coches son propiedad de la Cámara y los conductores son funcionarios, por lo que no utilizarlos no supondrá un ahorro para las arcas públicas; en concreto, y poniéndose a sí misma como ejemplo, ha recordado también que ella usa el coche como representante del Congreso para ir a trabajar.
Tanto tiempo considerando los privilegios como algo normal y merecido -para algunos- construyen un argumentario que así expresado hacen que al resto de la ciudadanía se nos quede el pasmo instalado en la cara justo antes de poder indignarnos y replicar: o sea, ¿tenemos todos derecho -de algo seremos representantes- a tener no sólo coche, sino coche y chófer, y a ser trasladados así diariamente al trabajo?; ¿renunciar a un privilegio cuando menos cuestionable es postureo?; ¿no es cierto, igualmente, que las herramientas pueden ser bien o mal empleadas, tal y como ella misma demostró simultaneando la presidencia de una sesión del Congreso de los Diputados con una partida de Frozen Free Fall en una tableta que el Congreso seguro que no le proporcionó para esos fines lúdicos (o, al menos, no en esos momentos)?. 
Ya conocemos que la señora Villalobos utiliza el coche -más bien al chófer que lo conduce, al Manolo de turno-  también como un saco de boxeo verbal en el que calmar sus nervios y frustaciones, pero seguro que en el Congreso, a poco que pensaran, encontrarían un destino alternativo para el parque móvil y los conductores que tengan asignados. Y racionalizar o dimensionar adecuadamente su uso sería, desde luego, beneficioso para las arcas públicas.

jueves, 14 de enero de 2016

La imaginación, la realidad y el poder

Por su mirada casi podríamos adivinar los pensamientos de Mariano Rajoy: ...o sea que los perroflautas éstos han hecho lo que dijeron que harían, venir al Congreso, no para asaltarlo, sino para cambiarlo... pasea el diputado electo por Podemos sus rastas ante Rajoy, que continúa en sus divagaciones: ...toda la vida en política para acabar mezclado con ésta gente, ¡si Fraga levantara la cabeza!... y así, en ese tono hasta ver al diputado de la bufanda multicolor... ¿será gay confeso?...y se le pone la cara de susto que le vimos al oír a su hijo en aquél programa deportivo. Afortunadamente, el diputado ha prometido su cargo sin colleja.
Que no sé yo si el presidente en funciones va a ser capaz de digerir tal dosis de realidad en un sólo día; me imagino comentándolo con su familia: ...y Bescansa dando la teta a su hijo en el escaño, ¿te imaginas?. Pues convendría, ya que  en los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento, que dijo Albert Einstein, dueño de una imaginación que veía la realidad que pocos veían y comprendían aunque él procurara explicarla con rigor matemático, y a pesar de que estaba ahí desde siempre, como el dinosaurio de Monterroso. O como la gente de éste país.
 

martes, 12 de enero de 2016

La publicidad y el Estado

La representante de la Abogacía del Estado, Dolores Ripoll, ha propuesto que se archive la acusación contra la Infanta Cristina de Borbón en el caso Noos argumentando que el lema "Hacienda somos todos" debe circunscribirse al ámbito para el que fué creado: el de la publicidad, y no es de aplicación en el ámbito del Derecho. Bueno es saber que Hacienda -y el propio Estado- es más de unos que de otros; siempre lo había sospechado, pero si quien tiene como misión prioritaria la defensa de los intereses del Estado lo confirma...
Pero circuncribiéndonos exclusivamente al ámbito del Derecho -y de la publicidad-, cabría recordar a la Abogacía del Estado que los supuestos de  publicidad ilícita están regulados por la Ley general de publicidad (Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad) que contempla como ilícitos no sólo civiles, sino penales, la publicidad engañosa (la que induce o puede inducir a error a sus destinatarios pudiendo afectar su comportamiento económico...), la publicidad desleal  (la que provoca descrédito, denigración o menosprecio directo o indirecto de una persona, empresa o de sus productos, servicios o actividades...) y la publicidad subliminal (la que mediante técnicas de producción de estímulos de intensidades fronterizas con los umbrales de los sentidos o análogas, pueda actuar sobre el público destinatario sin ser conscientemente percibida...).
Claro está que para poder actuar legalmente como ciudadanos contra el Estado no podremos recurrir en éste caso a quienes en teoría defienden el interés público, que ya podemos comprobar que el Estado, tal como nos lo venden, en la definición clásica de Cicerón: Agrupación de personas ligadas por la comunidad del Derecho y de la utilidad para el bienestar común, viene a ser otro eslógan publicitario más. Por lo que no está de más recordar otra definición de Estado, la de F. Oppenheimer: Es la institución social impuesta por el grupo victorioso al derrotado, con el propósito de regular su dominio y de agruparse contra la rebelión interna y los ataques del exterior. Y ésta última parece poco engañosa, desleal o subliminal.

lunes, 11 de enero de 2016

Machado

Estos días azules y éste sol de la infancia, fué el último verso escrito por Antonio Machado antes de morir en Colliure (Francia) el 22 de Febrero de 1939: seguramente cuando nos sentimos morir volvemos al niño que fuimos. Expulsado de éste país por nuestra guerra incivil  había  llegado a Francia con su madre, Ana Ruiz y su hermano más joven, José Machado, que más tarde contó cómo su madre, aunque agotada por las penalidades del viaje, al ver vacía la cama de su hijo Antonio, supo de inmediato -aunque piadosamente intentaron convencerla de lo contrario- que había muerto. Se sintió liberada de la promesa que le había hecho de vivir tanto como él y murió tres días más tarde, el 25 de Febrero, a los 88 años de edad.
Antonio, que hizo verdad su verso soy, en el buen sentido de la palabra, bueno, también cumplió con éstos:
Y cuando llegue el día del último viaje
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar
me encontraréis a bordo ligero de equipaje
casi desnudo, como los hijos de la mar. 
(Al parecer, Antonio y su hermano José se turnaban en el uso de la única camisa decente que tenían para bajar a cenar en el pequeño hotel de Colliure donde pasaron días tan tristes y angustiosos).

Late, corazón... No todo
se lo ha tragado la tierra.

___________________________________________________________________________________

En memoria de Bartolomé Mora Mora, que también fué, en el buen sentido de la palabra, un hombre bueno. Y al que, igualmente,  nuestra guerra marcó el resto de su vida.

viernes, 8 de enero de 2016

Trabajar más y, desgraciadamente, ganar menos.

Esa fué la frase con la que Gerardo Díaz Ferrán, se despachó en 2010 como fórmula para salir de la crisis; y no por que la dijera él, sino porque la impusieron los poderes económicos, esa ha sido realmente la receta empleada desde entonces por el gobierno del PP para regular el mercado de trabajo, añadiendo una mejora más: el 95% del empleo creado desde 2011 es temporal. Claro está que ello no ha supuesto la salida de la crisis para una gran mayoría de españoles, antes bien, se ha producido una perpetuación sine die de la crisis en forma de instalación de un modelo de precariedad económica generalizado, siempre ansiado por el gran capital. Que parece que esa es la filosofía que alienta el capitalismo salvaje que respiramos actualmente: trabajar menos y, afortunadamente, ganar más. Para unos pocos, claro; para el resto que somos mayoría, la primera; aunque la fortuna -o su falta- tenga muy poco que ver en ello.
Díaz Ferrán, actualmente en la cárcel, ha manifestado en el juicio en el que se le acusa de vaciar de efectivo a Viajes Marsans -por la que se enfrenta a una petición de la fiscalía de 4 años de cárcel por un delito de apropiación indebida en ésta pieza separada del caso que se sigue contra él- que la responsabilidad es de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) por "cargarse" la compañía al cortar la venta de billetes "porque le dio la gana", cuando  es evidente que Viajes Marsans pagó la nómina de sus empleados con los anticipos de los clientes que, finalmente, se quedaron sin dinero y sin viaje. Y que hubiera continuado con esas prácticas si la IATA no hubiera tomado la decisión que tomó. (El mes de junio de 2013, el señor Díaz Ferrán fué declarado culpable por el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid por el concurso de Viajes Marsans, el 2 de julio de 2015 fue condenado por el vaciamiento patrimonial del grupo Marsans y también fue condenado por fraude a la Hacienda española en la compra de Aerolíneas Argentinas).
Antes, el señor Díaz Ferrán fué presidente de CEOE entre 2007 y 2010.

martes, 5 de enero de 2016

Braulios

Dicen que era tan grande era la elocuencia de san Braulio -discípulo y amigo de San Isidoro de Sevilla- y su poder de persuasión, que algunos de sus oyentes aseguraban haber visto al Espíritu Santo en forma de paloma, descansar en su hombro y comunicarle al oído la doctrina que él predicaba a la gente; que sus ropas eran ásperas y sencillas, su comida simple y su vida austera y que siendo un elocuente predicador y agudo conversador, convencía por la fuerza de sus argumentos y su absoluta sinceridad, que su generosidad para con los pobres era proverbial. 
Claro está que sólo la advocación no garantiza resultados similares y para muestra de ello, el arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez, que ha aprovechado una misa para afirmar que la mayor parte de los casos de mujeres asesinadas ocurre porque sus parejas o exparejas no las aceptan o las rechazan por no aceptar tal vez sus imposiciones; es decir que la culpa es de las víctimas por su falta de aceptación, ajena o propia. Y es que, lo que al señor arzobispo lo que de verdad le preocupa son las familias que por doquier se rompen debido, suponemos,  a ésta obcecación femenina, empeñada en exigir respeto. Resume: dejémonos de zarandajas que la ideología de género enturbia; él lo debe tener clarísimo gracias a la asexuada ideología de la iglesia católica.
Y por si alguien se cuestionara su posible falta de ecumenismo, también ha manifestado: no estoy pensando sólo en el matrimonio canónico; también en el civil. Es decir aceptación urbi et orbi para la mujer, sea o no católica. O que se atenga a las consecuencias. 
Este arzobispo presidió dentro de la Conferencia Episcopal Española la Subcomisión de Familia y Vida en el período 1996-99. Ni entonces ni ahora parece que éste Braulio tenga los hábitos de san Braulio ni que le inspire el Espiritu Santo, aunque sea actualmente la primera figura en la jerarquía de la iglesia católica en éste país.


¿Qué o quién?

Oigo las manifestaciones en rueda de prensa de Artur Mas...sobre la CUP. Así pues, la responsabilidad de que el proceso soberanista no haya llegado a buen puerto en Cataluña, es de la CUP; bueno, de su mitad mala -antisistema y anticapitalista- la otra mitad, la buena, apoyó finalmente a Artur Mas, como es natural. No sólo eso: la mitad mala ha antepuesto el quién -más bien quién no- al qué, al cómo y al cuando. 
Que yo me pregunto, si es que ello fuera así: ¿por qué Artur Mas no ha permitido que otro ocupara su lugar para que el proceso soberanista avanzara?, ¿es imprescidible su liderazgo para que ese proceso  culmine?, ¿no hay alguna otra razón, tal como que él pierda el tratamiento de aforado, a la vista de la corrupción heredada de CiU?
Más patético, imposible.

domingo, 3 de enero de 2016

Exónimos


Javier Cercas ha publicado hoy en El País Semanal el artículo ¡Visca Cataluña, viva España! (http://elpais.com/elpais/2015/12/30/eps/1451475669_408295.html) en el que reflexiona sobre nuestro poco respeto con el idioma -con los idiomas- centrándose, a modo de ejemplo en el lema del PP catalán durante la pasada campaña electoral: España, amb seny, que, como la mayoría sabrá, es una mezcla de dos lenguas. (Y si el mensaje cojeaba lingüísticamente, ver como nos miraba el ministro Marcelino con ese aire de abuelo de la familia Monster, e intentar hacerlo pasar por propotipo de hombre con seny, ya era el remate).
Abunda Cercas recordando que seguiremos oyendo en los medios como los locutores se refieren a Girona o Lleida después de haber dicho Nueva York y Londres, (no New York y London). Pienso yo que comprender lo que es un exónimo no es algo tan difícil por parte los medios de comunicación o de la propia Administración del Estado, porque, además de los ejemplos que cita Cercas, llevo años viendo en la Autopista A-6, saliendo de Madrid -donde sólo utilizamos una única lengua oficial: el español- carteles indicadores con los kilómetros restantes a A Coruña, no a La Coruña (afortunadamente los gallegos utilizan la ñ, que si no leeríamos A Corunya ó A Corugna)Y no creo que sea por evitar que los gallegos se pierdan a la salida de Madrid, por ahorrar o por disparate lingüístico como cree Cercas, sino por una razón más primaria: somos gilipollas.

Confundiendo (de nuevo) lo público y lo privado.

No son sólo los políticos -en especial si pertenecen al PP- los que confunden lo público y lo privado: parecería que éstas como muchas otras categorías carecen de fronteras y son válidas las que nosotros, a nuestro criterio, les impongamos.
Rafael Benítez, entrenador del Real Madrid, opina que el incidente de James Rodríguez al negarse a detener el vehículo -cuando circulaba a 200 km/hora- a petición de agentes de Policía, es un tema privado. "Hablamos de un tema privado. James es un buen chico, nos lo ha explicado y no hay nada más que decir", ha resumido Benítez. Se equivoca; muy privado no sería, si la Policía pretendía intervenir: circular a esa velocidad claramente viola la normativa vigente sobre circulación vial y constituye un peligro público, es decir, que nos afecta a todos.  Es más, al recordar que él demanda jugadores de raza y casta, tal y como le gustan al madridismo viene, de alguna manera, a justificar el comportamiento agresivo de James Rodríguez, como si para los gladiadores del fútbol no rigieran las leyes.
Claro que todo ello es la lógica consecuencia de permitir -y alentar- la mezcla de la inconsciencia propia de la juventud con dinero abundante que permite la adquisición y uso de vehículos propios de circuitos de competición.
Y ello antes de mencionar la responsabilidad de un club deportivo en cuanto a la ejemplaridad esperable de sus jugadores, como referente y modelo de muchos jóvenes, que de éste modo sólo aprende una lección más de la cultura  del poder y el dinero antes que la de un comportamiento responsable y respetuoso con las leyes.

Follow by Email