viernes, 27 de junio de 2014

Otra explicación

El señor Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas, considera que "no es tan raro" que casi 100 de los aproximadamente 700 trabajadores de dicha entidad sean familiares;  ha explicado que es habitual que se presenten a las pruebas selectivas quienes se enteran de la convocatoria por familiares que ya están trabajando en el Tribunal.
Y yo me pregunto ¿es que acaso no se dá publicidad a las pruebas de selección del Tribunal de Cuentas en el BOE?, ¿quiere hacernos creer el señor Alvarez de Miranda que en los tiempos que corren no se presentan a unas pruebas públicas y adecuadamente publicitadas opositores de toda procedencia, además de los familiares de quienes ya trabajan en él?.
Creo que sería conveniente buscar otra explicación al sesgo estadístico de tal concentración familiar en el Tribunal de Cuentas y, de paso, buscar la posible correlación entre éste hecho y el de llevar las cuentas de su responsabilidad fiscalizadas con años de retraso, cuando sus conclusiones sobre posibles incumplimientos o delitos son ya irrelevantes, al haber prescrito a efectos penales.

martes, 24 de junio de 2014

¿Tribunal familiar?

El señor Ruiz-Gallardón, cuando ha sido preguntado por los medios sobre el incidente de tráfico protagonizado por uno de sus hijos, ha manifestado que "los asuntos de familia se tratan en familia".
Pero a mí, como ciudadano, no me preocupa la forma en que resuelva él internamente los asuntos de su familia, lo que me preocupa es la actitud del ministro de Justicia ante los hechos presuntamente delicitivos atribuídos a otro ciudadano que, casualmente, es hijo suyo: no creo que su familia se haya constituído en tribunal pertinente.
Aunque yo suponga que en éste caso, tanto al señor ministro como a su hijo cabría exigirles un plus de ejemplaridad pública en su conducta ante sus responsabilidades legales por razón de su cargo y su familiaridad, seguramente sea mucho suponer. Cierto que en el PP existen precedentes (la saga/fuga de E.A.), pero no creo que hayan creado -aún- jurisprudencia.

lunes, 23 de junio de 2014

La transparencia de lo invisible

El rey aludió en su discurso de proclamación como tal en el Congreso de los Diputados a su deseo de representar a una Corona íntegra, honesta y transparente; dado que la Casa Real se ha negado a hacer pública la lista de las más de dos mil personas que asistieron al acto de presentación/besamanos con posterioridad a la proclamación, y dado también que desconocemos cuantos desempleados, desahuciados, pensionistas (de los de pensión mínima) y, en general, españoles de a pie fueron invitados a dicho acto, cabe preguntarse ¿en que sentido entiende el rey la palabra transparencia?, ¿no será más bien a la cualidad de translúcido?; es notorio que lo más transparente es lo que no se vé.


Todos

El señor ministro de Hacienda, adoptando esa característica pose suya de patética solemnidad, y con voz trémula por la emoción, nos ha anunciado que ha llegado el momento de bajar impuestos para todos y de que los españoles reciban la compensación por el esfuerzo que han hecho.
Dejando aparte el detalle gramatical de la preposición empleada -supongo que lo correcto sería a todos, y no para todos- el hecho sustancial es la falsedad intrínseca de la extensión a todos los españoles del anuncio, ya que resulta que van a ser sólo los más ricos quienes noten la compensación por el esfuerzo (que es dudoso que hayan hecho). Dicho de manera más técnica por los expertos en el tema (GESTHA): la reforma fiscal planteada por el gobierno es regresiva ya que seran las clases medias quienes una vez más "amortigüen" la rebaja fiscal aplicada a las grandes fortunas. Y los técnicos de Hacienda aportan los datos para esa afirmación: el 0,3% del total de declarantes que ganan 150.000 euros o más anualmente serán los principales beneficiarios de la rebaja y, sin embargo, unos 11,5 millones de trabajadores y pensionistan que ganan menos de 11.200 euros anuales no se beneficiarán de rebaja fiscal de ningún tipo. 
Que no me deja de sorpender que todos casi nunca seamos todos realmente: ni a la hora de dar ni a la de recibir, aunque no los mismos -evidentemente- en un caso y en otro: está claro que no todos los españoles son iguales, ni ante la justicia ni ante el fisco.

miércoles, 4 de junio de 2014

Haciendo números

Es público, evidente y notorio: la carga fiscal media de las empresas del Ibex  fué durante 2013 del 6%, aunque el tipo nominal del Impuesto de Sociedades todavía en vigor para ellas, sea del 30%.
Quienes sí tributaron realmente el 30% en el impuesto del IRPF de 2013 fueron los ciudadanos con rentas de entre 17.707,20 y 33.007,20 euros, teóricamente medias en éste país; los contribuyentes de éste tramo son los que aportan el 50% de los ingresos del Estado por ese concepto.
La conclusión a que nos llevan éstos números debería ser evidente para todos: si pertenece usted a esa minoría que es benficiaria directa de las ganancias de una empresa del Ibex, vote en todas las elecciones a quien promueve este tipo de reparto impositivo, si es usted un asalariado por cuenta ajena y de renta media, pues decida usted mismo.

Como un flash

Duró lo que un flash, paro aún así me dió tiempo a entenderlo. En la televisión veo al presidente del gobierno comunicándonos el dato de los no sé cuantos miles de puestos de trabajos creados en éste país gracias a la reforma laboral. A renglón seguido veo la noticia de un joven biólogo trabajando como mozo en un hotel -es lo que hay, dice sonriendo- contento por tener trabajo, aunque supongo que sea a tiempo parcial. ¿A que ésto se entiende sólo?. Desde luego, la reforma laboral vá camino de solucionar el futuro de éste país.

 http://elpais.com/elpais/2014/06/15/opinion/1402856888_117843.html

martes, 3 de junio de 2014

Las raíces

El secretario general del PSOE -cargo del que también ha abdicado- afirma que su partido va a mantener el consenso constitucional acerca de la Monarquía que data de la Transición, hace ya casi cuarenta años. Sin embargo, su partido, o por mejor decir, el gobierno de España formado por su partido en la última legislatura de Rodríguez Zapatero y del cual formaba parte el propio señor Rubalcaba, no tuvo el menor empacho en romper no ya un consenso constitucional, sino la propia Constitución, poniéndose de acuerdo con el PP entoces en la oposición -y en sólo una tarde- obedeciendo órdenes de los mercados con objeto de garantizar el pago de la deuda sobre cualquier otra consideración y al margen de los intereses de todos los españoles, obligados desde entoces a pagarla posponiendo para ello incluso la dotación de servicios públicos esenciales.
A pesar de todo, el señor Rubalcaba ha reconocido que el PSOE tiene "hondas raíces republicanas"; lástima que no tan hondas, al parecer, como para soportar el viento de una verdadera renovación de la vida política de éste país, tan necesaria actualmente. La Transición está a un paso de convertirse en Tótem.

Panegíricos anticipados

Para un rey, lo más parecido a morir es abdicar; tradicionalmente incluso lo primero evitaba lo segundo. Por otra parte, es sabido que en éste país morir nos mejora muchísimo de forma inmediata. La consecuencia de ambos hechos ha sido una avalancha de desmedidos elogios a la figura del rey Juan Carlos, cuando es de todos conocido -y no me refiero a noticias de la prensa rosa- que en su trayectoria política abundan los claroscuros y no sólo beatífica luz radiante; claroscuros producto de una particular -y familiar- manera de entender el papel de rey constitucional y que poseen incluso un verbo propio para definirla: borbonear.
Así pues, dejemos -la clase política, sobre todo- que la historia juzgue su figura y actuación, dejemos los panegíricos para mejor ocasión y empleemos mejor el tiempo poniéndonos manos a la obra y encarando los problemas para sacar al país de su postración, que falta le hace.

Follow by Email